A principios de mayo murió el magnate australiano Paul Ramsay a causa de un infarto que le sobrevino días antes en España mientras navegaba por la costa. Pocos aquí se enteraron del suceso, apenas los médicos del hospital mediterráneo -se desconoce cuál- que le atendieron antes de ser trasladado a su país, donde falleció. Era el rico número 500 de la revista Forbes USA (3.200 millones de dólares) gracias a los 150 hospitales esparcidos por todo el mundo de los que era propietario.
Ramsay, que legó todo su dinero a la beneficencia, no era el magnate más acaudalado del mercado sanitario, dominado absolutamente por las poderosas mutuas norteamericanas. Thomas Frist Jr., por ejemplo, fundador de Hospital Corporation of America (HCA), la mayor compañía privada de hospitales del mundo, ocupa el puesto 221 de Forbes, con un patrimonio de 6.200 millones de dólares, fruto de constantes especulaciones con el capital de su empresa. Casualidades, otro de los socios iniciales de HCA era Jack C. Massey, promotor de Kentucky Fried Chicken y dueño de media cadena de Wendy’s.
En España, la cosa está más repartida gracias al aún extenso sistema estatal de salud, pero de los 788 hospitales (59.000 camas), 305 (40%) son privados y con ánimo de lucro; otros 61 son privados benéficos; 58 más pertenecen a la iglesia católica, y 10 a la Cruz Roja. Entre los dueños privados, además de mutuas como Adeslas, Asisa o Sanitas, hay empresarios y familias bien avenidas y poco conocidas que cada vez acumulan más patrimonio, gracias al proceso de privatización sanitario y las derivaciones hospitalarias de la red pública. Estos son algunos de ellos.

Pilar Muro y familia. La viuda de Publio Cordón -secuestrado por los Grapo en 1995 y dado por muerto oficialmente en 2012- y sus hijas Carmen y Esther controlan en torno al 40% del Grupo Hospitalario Quirón, autodefinido como «la mayor red privada de España, con 20 hospitales generales y 24 centros de consultas de diferentes especialidades», tras la fusión de Quirón y USP hospitales en 2013, una operación que se valoró en 400 millones. La clínica donde el Rey se quita los dolores de cadera tiene como socio principal al fondo de capital riesgo Doughty Hanson, promotor de la fusión con USP, y hasta el año pasado, dueño también de la empresa de autocares Avanza.
Familia Pascual Sánchez-Gijón.  Los ocho hijos del doctor José Manuel Pascual Pascual se reparten por igual la compañía del mismo nombre fundada por su padre en Cádiz, quien en 1947 abrió una clínica con siete camas. Fue el germen del Hospital San Rafael de Cádiz, el buque insignia de un grupo que hoy forman una red siete hospitales.

Familia Cobiella. Controla el grupo Hospiten, un gigante con base en Tenerife que reparte catorce centros hospitalarios entre España y los resorts turísticos de República Dominicana, México y Jamaica. También  engloba un centenar de centros ambulatorios -no todos propios-  bajo la marca Clinic Assist. El fundador, el ginecólogoPedro Luis Cobiella (La Orotava, 1936), presume de pacientes ‘vip’ como los Clinton o los Bush, y se mostró a favor de las prospecciones petrolíferas en Canarias. Tiene como socio a la familia Roca Escalada, fundadora de la Clínica Roca de Gran Canaria, y a la Universidad de Texas. Poderoso e influyente, años atrás promovió la creación del Banco de Canarias, construyó el Hotel Buenavista Golf, uno de los mayores de Tenerife,  y diversos apartamentosturísticos, algunos junto a sus tres hermanos.
Mariano Yera Miranda. Es el socio principal de la corporación Viamed, con sede en Madrid, pero extiende sus redes a La Rioja, en torno a la clínica El Manzano,  Murcia (San José), Zaragoza (Montecanal) y Sevilla (Sor Ángela de la Cruz y Los Jazmines), con más de 1.000 camas hospitalarias. La Sanidad es más que rentable para Yera, que es uno de los principales coleccionistas de arte de la península, controla tres sicavs con más de 20 millones de euros e invierte en hoteles.

Juan Abarca Campal y Carmen Cidón.  Ostentan la mayoría accionarial del pujante grupo HM Hospitales a través de su patrimonial Cidaba, matriz de centros como el Hospital de Madrid o la Clínica Belén -dos de sus seis hospitales-, pero también sus inversiones en parkings (Parkisa) e inmuebles. El norte de Madrid y los pueblos ricos del noroeste regional son el radio de acción de esta empresa familiar conservadora y bien conectada, donde sus tres hijos se reparten las principales áreas del negocio. Abarca fue uno de los medicos que asistió a Franco antes de morir. Según el cirujano, HM y su red hospitalaria no están en venta. En Galicia, la empresa es socia de la familia gallega Cobián, dueña del Hospital Modelo y la Maternidad Belén de Coruña. De HM es consejero el farmacéutico y abogado Manuel Delgado Solís, uno de los hombres fuertes de ACS, investigado por la trama Gürtel.
 Familia Paz Brown. Ana María Paz Brown dirige los negocios promovidos por el doctor Carlos Paz Figueroa, fallecido en 2012 y amigo de Eduardo Zaplana, alcalde de Benidorm durante los años de expansión de la Clínica Benidorm, origen de la fortuna familiar. Ana Mª Paz ha orientado sus negocios a los servicios de diagnóstico, pruebas médicas y geriátricos. La familia es dueña de Eslinga, una sociedad con ramas sanitarias e inmobiliarias.
Familia Bergaz Pérez. Victoria Pérez y sus siete hijos varones se reparten la Clínica Ruber y el Hospital Ruber Internacional, promovidos por el empresario sanitario Francisco Bergaz (fallecido en 1984) hace 74 años. La clínica fue la primera privada en España en instalar un escáner.
CVC Capital Partners. Es el fondo de inversión británico -con sede en Luxemburgo- que está detrás de Capio -hoy conocida con su antiguo nombre,IDC Salud-, una multinacional de origen sueco que gestiona centros y personal sanitario creada en 1994. Con la Fundación Jiménez Díaz de Madrid como buque insignia, se ocupa de 29 hospitales (2.090 camas) y está profundamente implantada en Madrid y Castilla-La Mancha, con presencia también en Extremadura y Cataluña. Hace dos años, Capio (IDC) estuvo a punto de fusionarse con Ribera Salud, el gran operador hospitalario de la Comunidad Valenciana, recién vendido por Bankia.
Orden Tercera de San Francisco de Asís. La rama seglar franciscana regenta el hospital en activo más antiguo de España, el Hospital de la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Madrid, que data del siglo XVII y es de uso exclusivo de miembros (religiosos y seglares) de la orden. Desde el propio hospital, la discreta congregación gestiona un colosal patrimonio inmobiliario repartido por toda la capital, con unos 75 inmuebles, la mayoría de ellos edificios residenciales completos, céntricos, pero también locales comerciales y viviendas individuales, siendo uno de los principales ‘caseros’ de Madrid. La orden se nutre también de las herencias de los miembros de la congregación. Junto a la educativa, las ramas inmobiliaria (tax free) y sanitaria de la iglesia son las más lucrativas.
Universidad de Navarra. El centro universitario del Opus Dei por excelencia -junto con el IESE- tiene en propiedad la Clínica Universidad de Navarra uno de los mayores exponentes de la medicina privada, dirigida por José Andrés Gómez Cantero. Vinculada a esta, el lobby católico posee también un centro de especialidades en Madrid.
El Mundo