Lectura del pregón hoy en Móstoles

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha tenido que dar marcha atrás y retrasar su proyecto de conversión en media-larga estancia de 130 camas del Hospital Universitario de Móstoles.

Según publica hoy Europa Press “la Consejería de Sanidad ha tomado la decisión de anular cualquier actuación sobre el futuro del Hospital Universitario de Móstoles, y específicamente las propuestas referentes a crear camas de media y larga estancia”.

Después de una jornada en la que la movilización a favor del Hospital de Móstoles ha sido la protagonista de la actualidad madrileña, tal y como han publicado hoy otros medios, entre otros la cadena SER y El Boletín, la Consejería ha hecho público un comunicado en el que, según Europa Press “avanza que desiste de los planes para desplegar 130 camas de media y larga estancia, como anunció el propio consejero a principios de abril en la Asamblea de Madrid”.

La excusa que se da en la Consejería para tomar la decisión, tal y como publica la cadena SER, “viene fundamentada en las discrepancias entre los datos y argumentos expuestos por el equipo directivo del Hospital de Móstoles y los contemplados en el informe preliminar de gestión sobre el futuro de las camas de este centro”.

Tal y como recalca este último medio, “la Consejería descarta aplicar esta medida pero aclara que cualquier acción futura sobre este ámbito se supeditará al contenido de un Plan General de las necesidades de los centros hospitalarios del Servicio Madrileño de Salud, que se encuentra en fase de elaboración”.

A pesar de que desde la Comunidad se ha dado una amplia difusión a este comunicado (se ha informado a los alcaldes, sindicatos y portavoces de la Asamblea de Madrid), tenemos que hacer hincapié en que es una moratoria y que el futuro de la sanidad madrileña va a depender del Plan General que se está elaborando y que va a afectar absolutamente a la totalidad del SERMAS.

Este Plan General sentará las líneas maestras de la configuración de la sanidad madrileña y no hay datos que nos hagan pensar que el gobierno de Cifuentes va a dar un giro de 180º y se va a convertir en defensor de una sanidad pública, universal y de calidad y que va a acabar con la privatización encubierta que se está llevando a cabo en Madrid, sino más bien al contrario: en la intervención de Sánchez-Martos ayer ante la Asamblea, en un plazo de 10 años la transformación de camas de agudos en media-larga estancia va a afectar a casi muchos de los hospitales madrileños: La Paz, el Gregorio Marañón, el 12 de Octubre, el Hospital de Getafe, el Hospital Universitario de Móstoles y el Príncipe de Asturias.

Paralelamente la sanidad privada va ganando terreno ya sea a base de conciertos, de derivaciones de pruebas diagnósticas…
Redacción