19/11/2015

La plataforma por unos Centros Sanitarios 100X100 Públicos ha entregado 25.607 firmas en la Asamblea de Madrid dirigidas a los grupos políticos del arco parlamentario. El acto ha sido apoyado por diputados de PODEMOS y PSOE. El objetivo de esta entrega de firmas recogidas entre los trabajadores y usuarios de la sanidad pública es exigir que se derogue en su totalidad el artículo 13-dos de la ley 4/2012, incluido el punto tres de dicho artículo que hace referencia a la «progresiva externalización de los servicios no sanitarios». Se pide también la rescisión del contrato de externalización de la Lavandería Central Hospitalaria de Mejorada, adjudicado a la UTE Flisa-Laundry del grupo ONCE, y la rescisión del convenio de colaboración sobre colectas de sangre con la Cruz Roja de Madrid.IMG-20151119-WA0031

El día 12 de noviembre, en la rueda de prensa sobre la Ley de Acompañamiento para el año 2016, Cristina Cifuentes anunciaba su intención de suprimir los dos primeros puntos del artículo 13-dos de la ley 4/2012, referidos a la extinción de 26 categorías profesionales del sistema sanitario. Con la supresión de estos dos puntos Cristina Cifuentes admitia la necesidad de todas las categorías profesionales tanto sanitarias como no sanitarias para el buen funcionamiento de los centros públicos. Por el contrario, dejaba intacto el punto tres de dicho artículo que se refiere a la «Externalización de los servicios no sanitarios». El dejar este punto indica claramente  el talante privatizador del gobierno de cristina Cifuentes en cuanto la situación lo permita.

La retirada de los dos puntos del artículo 13-dos  no es fruto de la «buena fe» del gobierno de la comunidad, sino de la lucha de los trabajadores de esas categorias y del apoyo de los demás, y de los usuarios de la sanidad pública  por lo que se debería valorar positivamente. Otro de los motivos para esta valoración positiva es que esas categorías profesionales se han sacudido la etiqueta de estar excluidos del sistema y pueden reivindicar la igualdad de derechos con todos los demás (interinajes, opes, contratación, traslados…); por poner un ejemplo: en el último proceso en que se hicieron contratos interinos, estas categorías quedaron excluidas ya que eran «a extinguir». Igualmente ha ocurrido con el último concurso de traslados externos, al que estos trabajadores no han podido acceder.

El ver la parte positiva no implica ser ciego ante el peligro que supone dejar sin derogar el punto 3 del artículo 13-2. La no supresión de este punto deja la puerta abierta a la privatización de cualquier servicio no sanitario. La externalización de estos servicios rompe la integralidad de la atención sanitaria dado que se establece un claro conflicto entre la lógica empresarial del beneficio y la lógica de la calidad asistencial.

Un ejemplo de esta pérdida de calidad con la privatización de un servicio la tenemos en la Lavandería Central Hospitalaria. Sin ir mas lejos ayer El país publicaba el artículo «Las batas de los hospitales públicos tienen hasta 80 tipos de bacterias» en el que se pone de manifiesto y no es la primera vez, el peligro que implica para la salud de la población, el entregar este tipo de servicios a una empresa privada que antepone la lógica empresarial de obtener beneficios a la calidad de estos. El Consejero de Sanidad, Sanchez Martos, admite estas deficiencias en el servicio y la solución que propone son las multas a la empresa. Es de sobra sabido que resulta más barato para esta,  pagar las multas que poner solución a los problemas que las originan.

La lucha por la retirada de el articulo 13-dos en sus tres puntos nos implica a todos trabajadores y usuarios y tambien a los grupos políticos de la Asamblea de Madrid que tienen por bandera la calidad de la Sanidad 100X100 pública y la lucha contra la corrupción. Queda en manos de estos grupos políticos, PSOE, PODEMOS y CIUDADANOS, la responsabilidad de votar en el parlamento regional para eliminar el citado artículo 13-2 en su totalidad.

Miguel Salas

miembro del MATS