Varias ONG denuncian la violencia empleada por los agentes contra refugiados del campo de Idomeni, en la frontera griega. Algunos afirman haber sido temporalmente secuestrados por policías macedonios en edificios abandonados en los que fueron golpeados.

ATENAS.- La Policía macedonia ha usado gases lacrimógenos para dispersar a más de 500 refugiados concentrados en el límite del campo de refugiados de Idomeni, en la frontera griega, según informan testigos de la agencia de noticias Reuters.
Varios vídeos publicados en la red social Twitter documentan cómo entre los afectados por los gases lacrimógenos también hay niños, y algunos usuarios afirman que el viento ha llevado estos gases hasta las tiendas de campaña.

Los incidentes arrancaron a partir de un rumor que surgió tras ser distribuido un folleto manuscrito escrito en árabe, en el que invitaba a los refugiados a reunirse ante la valla porque la frontera iba a abrir.
Mientras que la policía macedonia aclaraba a un pequeño grupo de personas que eso no iba a ocurrir, varios centenares se acercaron hasta la valla y algunos de ellos empezaron a lanzar piedras contra las fuerzas fronterizas, que contestaron lanzando gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento y balas de goma.
El Gobierno griego condenó el uso «indiscriminado» de este tipo instrumentos de represión por parte las fuerzas macedonias «contra poblaciones vulnerables». «Instamos a las autoridades de la Antigua República Yugoslava de Macedonia a entender los riesgos potenciales derivados del uso de la fuerza contra los refugiados y los inmigrantes», señaló el portavoz del centro de gestión de la crisis de refugiados del Gobierno heleno, Yorgos Kyritsis, en declaraciones a la agencia de noticias griega AMNA.

Al mismo tiempo Kyritsis instó a los refugiados a no creer en rumores e informaciones intencionadamente falsas, y a cooperar con las autoridades griegas para garantizar que se les pueda trasladar a uno de los alojamientos temporal organizados.

Fuentes de la Policía griega han reconocido en un primer momento «un episodio de tensión», sin dar más detalles, pero después han afirmado que lanzaron gases en defensa propia. «Han arrojado piedras a la Policía, que en respuesta ha disparado gases lacrimógenos», afirman fuentes oficiales macedonias. «Estaban empujando la verja desde el lado griego de la frontera, pero la valla sigue ahí, no han conseguido entrar», han remachado.
Los enfrentamientos han culminado horas de tensión que han comenzado con una fuerte protesta a primera hora de la mañana en la que varios refugiados, según testigos, se han concentrado a los gritos de «Hoy, o atravesamos la valla, o moriremos», según periodistas de la agencia de noticias rusa Russia Today.
Este tipo de incidentes se producen en las últimas semanas con regularidad y suelen ser folletos o mensajes en las redes sociales árabes los que los desencadenan.
El Gobierno ha reforzado su campaña de información, tanto en Idomeni, que esta mañana albergaba a 11.219 personas, como en el puerto ateniense del Pireo, donde había 4.500, para convencer a los refugiados a permitir que se les traslade a centros de acogida organizados.
Varias ONG han denunciado numerosos actos violentos cometidos por la Policía macedonia contra los habitantes del campo de refugiados. Algunos pacientes de los centros médicos de la organización Médicos sin Fronteras aseguran haber sido temporalmente secuestrados por las fuerzas de seguridad macedonias en edificios abandonados cercanos al campo, donde fueron golpeados durante horas por los agentes.
Fuente: PÚBLICO