Un trabajo publicado en febrero de 2017 en la revista Social Science & Medicine y realizado en el Reino Unido demuestra que la externalización de las instalaciones de limpieza en los hospitales de agudos está asociada con una mayor incidencia de infecciones adquiridas en el hospital.


Existe en el Reino Unido un debate desde hace muchos años sobre el impacto de la externalización de los servicios de limpieza hospitalaria. A partir de 1983, los servicios de limpieza fueron una de las primeras áreas del Servicio Nacional de Salud (NHS) en las que se contrató a proveedores privados. El entonces Departamento de Salud y Seguridad Social (en aquella época con el Partido Conservador en el poder), quería que los hospitales ahorraran dinero y argumentó que «habría el máximo ahorro al poner servicios como lavandería, comidas y limpieza de los hospitales a licitación, con un control más férreo en la gestión y en el número de trabajadores”.

En la década de 1990, los críticos vinculaban la externalización de los servicios de limpieza con las crecientes preocupaciones por las infecciones adquiridas en el hospital y, en particular, el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), que se consideraba especialmente frecuente en el Reino Unido. La cobertura mediática hizo hincapié en el papel desempeñado por los hospitales «sucios», basándose en la evidencia de la importancia de la limpieza del hospital y la frecuencia del lavado de manos para prevenir las infecciones. Hubo especulaciones y extensas pruebas de que los contratistas estaban tratando de ahorrar dinero, por ejemplo, empleando menos personal, con condiciones de trabajo más pobres y, por lo tanto, una menor motivación, y como resultado lograr niveles más bajos de limpieza que el personal interno del NHS.


El Real Colegio de Enfermería pidió en 2008 que la limpieza del hospital fuera llevada por personal de los propios hospitales en todo el NHS


Debido a estas preocupaciones, el Real Colegio de Enfermería pidió en 2008 que la limpieza del hospital fuera llevada por personal de los propios hospitales en todo el NHS,  y unos meses después el entonces Ministro de Salud escocés ordenó que esto se hiciera en todos los hospitales escoceses para reducir los riesgos de infección, algo que quedó demostrado para otros gérmenes en 2011, aunque esta opinión no fue universalmente aceptada.


Desde entonces, la externalización también ha cesado en Gales e Irlanda del Norte


Desde entonces, la externalización también ha cesado en Gales e Irlanda del Norte. Sin embargo, estas medidas fueron rechazadas por la Asociación de Servicios Comerciales, que representa a las empresas de subcontratación, argumentando que «no hay evidencia que sugiera que la externalización de los servicios de limpieza provoca un aumento de las tasas de infección».

Con la vigilancia obligatoria del SARM del NHS, implementada en 2005,  la tasa de MRSA se calcula como el número de informes de bacteremia de MRSA de los hospitales de agudos por cada 100.000 días de cama. 

El presente artículo propone vincular los datos sobre la incidencia de MRSA por cada 100.000 días-cama hospitalarios con las encuestas de limpieza entre pacientes y personal en 126 hospitales ingleses de agudos entre 2010 y 2014. Los resultados son claros: encontramos que la externalización de los servicios de limpieza se asoció con una mayor incidencia de MRSA y menor personal de limpieza por cama de hospital. Las percepciones de los pacientes sobre la limpieza fueron peores así como las percepciones del personal sobre la disponibilidad de instalaciones de lavado de manos.


La externalización de los servicios de limpieza se asoció con una incidencia significativamente mayor de SARM


Según este trabajo, la externalización de los servicios de limpieza se asoció con una incidencia significativamente mayor de SARM, con un mayor número de informes de que los materiales para el lavado de manos no siempre están disponibles, y con la percepción de los pacientes de baños y cuartos / salas menos limpios. Sin embargo, los costos económicos por cama de subcontratación también fueron menores, aunque sin contar con los costes asociados con el tratamiento de las infecciones adquiridas en el hospital).

Estos hallazgos tienen importantes implicaciones. Aunque, desde una estrecha perspectiva contable, la limpieza por parte de otras empresas parece tener en menor costo de limpieza por cama, esto también se asocia con menos personal y menor disponibilidad de material de lavado de manos, así como una mayor incidencia de SARM. Sin embargo, no es posible llevar a cabo un análisis económico completo debido a la ausencia de datos exhaustivos sobre la naturaleza y la gravedad de toda la gama de infecciones asociadas a una limpieza deficiente, muertes adicionales, costo adicional de tratamiento y costos asociados.

A pesar de estas limitaciones, el hecho de que el arsenal antibiótico en el Reino Unido haya descendido en los últimos años de forma significativa, supone que los hallazgos de este artículo deben considerarse como un motivo de considerable preocupación.

Fuente: Social Science & Medicine
Traducción: Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad