El colectivo arremete contra la Consejería de Sanidad regional e insta a los partidos que se presentan a las elecciones a poner en los programas sus propuestas para mejorar el servicio.

Enfermeras
Virginia Mora / 21-04-2015 • 08:23
Las enfermeras madrileñas de Atención Primaria se han cansado de su situación y han denunciado el “maltrato” que sufren tanto el servicio como los profesionales por parte de la Consejería de Sanidad que lidera Javier Maldonado. Es por ello que el colectivo ha decidido interpelar a todos los partidos que se presenten a las próximas elecciones de mayo y exigirles que dejen claro en sus programas cuáles son sus propuestas para mejorar la Atención Primaria.
En un comunicado, la Plataforma de Enfermaría de Atención Primaria recuerda que “la Atención Primaria no sólo es la puerta de entrada del sistema sanitario”, sino que “es el espacio en el que los usuarios van a permanecer la mayor parte de su vida”. Es por ello que debe estar “bien dotada” y ser “resolutiva, ágil, y segura”. “Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la asistencia sanitaria esencial, pero en Madrid no son buenos tiempos para la Primaria desde hace ya muchos años”.
Es más, el colectivo remarca que tras las recientes actuaciones por parte de la de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (oposiciones, concurso de traslados, nombramiento fallido de interinos) se hace más necesario que nunca denunciar alguna de las situaciones que se producen en el servicio.
Concretamente, la Plataforma se queja del “maltrato a los profesionales”. “Se ha producido, una vez más, una clarísima improvisación por parte de la Consejería y una falta de información a los profesionales afectados”, en el sentido de que “se ha cesado a muchos trabajadores de manera repentina, muchos de los cuales se han enterado a posteriori, varios días después de producirse el cese”.
Asimismo, dice el colectivo, “no se ha hecho un listado público de contrataciones” y la Bolsa de contratación, que según dicen “tampoco es pública ni transparente”, no se actualiza desde octubre de 2012. Y a esto hay que sumarles que “se desconoce el tiempo de duración de los contratos de las personas desplazadas”.
También denuncian el “maltrato a la Atención Primaria” y, por tanto, a la población afectada. “Hacer coincidir todos los movimientos de personal sin dar tiempo a un adecuado aprendizaje por parte de los nuevos incorporados disminuye la calidad de la atención a los pacientes”, dice el colectivo, que remarca que “ninguna empresa bien gestionada asigna las plazas a sus empleados por la simple antigüedad, ni desperdicia la formación especializada ni la experiencia en un puesto enviando a sus trabajadores a nuevos destinos donde tienen que comenzar desde cero”.
Además, la Plataforma indica que la Atención Primaria “no debería ser tratada como un lugar de retiro dorado” como está ocurriendo en la actualidad. Para evitarlo, estos profesionales proponen “mejorar la conciliación de la vida familiar y laboral”, desarrollar las especialidades para que sea necesaria “una formación y experiencia específica en los puestos para poder acceder a la Primaria”, y “reservar un porcentaje de plazas de Primaria en los procesos de selección de personal (OPE)”.
No obstante, sus críticas no acaban ahí, y las enfermeras de primaria denuncian también la “precariedad laboral” y la “falta de estabilidad que existe de forma generalizada”, haciendo notar que la Atención Primaria “es una gran empresa de trabajo temporal”.
Incluso arremeten contra la “cobertura de suplencias en Primaria por parte de trabajadores de Especializada y SUMMA 112 que tienen empleos fijos o interinos, en la misma o en distinta categoría profesional, dando lugar a duplicidad de trabajos públicos”; y contra el “desmantelamiento” de muchos equipos de Atención Primaria.
El colectivo pide al Ejecutivo regional que los responsables de enfermería de los centros de salud vuelvan a ser “una figura regulada por la normativa correspondiente” y que “sean elegidos por los profesionales en cada centro”. Asimismo, exigen la creación de una Comisión que permita a las enfermeras participar en el proceso de transformación de la Atención Primaria que reclaman.
Por último, el colectivo arremete contra la “desidia y pasividad” del Colegio Profesional de Enfermería de Madrid y del Consejo General de Enfermería, así como del Sindicato de Enfermería. “Supuestamente deberían defender la profesión y promover su visibilidad, así como velar por la calidad de la atención a los ciudadanos, pero escuchan poco sobre las demandas reales de la enfermería”, se queja la Plataforma.