Piden unos mejores materiales, sobre todo en los EPI, para poder tratar adecuadamente a las personas con coronavirus y no estar tan expuestas a poder contraer el virus.

Las enfermeras y auxiliares de la planta 3D del Hospital General Universitario de Ciudad Real, donde se encuentran ingresados los pacientes diagnosticados de coronavirus, reclaman mayores medios y un incremento de personal para hacer frente a los casos positivos, los cuales se están incrementando en los últimos días y se espera que haya un mayor incremento en las próximas jornadas.
Una de ellas, tras ponerse en contacto con Lanza para denunciar la situación, ha narrado que los equipos de protección individual (EPI) hasta el día de hoy «eran bastante completos». Sin embargo, a partir de este viernes, «la cosa ha cambiado y hemos pasado de una bata impermeable desechable a una batita de papel de fumar como las que se usan habitualmente en los quirófanos». Aspecto que lo consideran de «falta grave», ya que las mismas sanitarias pueden contraer la enfermedad al estar «tan expuestas» a las personas infectadas, muchas de ellas personas mayores a las que tienen que limpiar y «qué menos que una bata impermeable».
También reclaman más personal, puesto que los primeros días «estábamos bien» al no haber tantos infectados, pero cada vez están llegando más. Además, según ha contado una de ellas, están planteando doblar las habitaciones de los infectados. «Hasta ahora cada paciente ocupaba una habitación. Sin embargo, ahora, ante el incremento de personas infectadas, se va a pasar a que por cada habitación haya dos personas con coronavirus, mientras que el personal va a seguir siendo el mismo».
Las enfermeras y auxiliares han señalado que se va a incrementar el personal en una enfermera y una auxiliar por cada turno. Aún así, lo consideran «insuficiente», ya que se prevén bastantes más ingresos.
Además, también han pedido que «se nos trate con respeto y como personas», ya que según aseguran, «nos tratan como las apestadas por estar en contacto directo a diario con los diagnosticados de coronavirus», a lo que se une la presión constante «de estar tratando con pacientes que en el menor descuido te pueden contagiar, sobre todo si no usamos las EPI adecuadas», han lamentado.
Fuente: Lanza, Diario de Castilla-La Mancha