El personal de enfermería de urgencias de La Paz ha presentado hasta 16 notificaciones en el juzgado de guardia por la saturación de enfermos y los pocos medios de que disponen

TERESA RUBIO   03-08-2014 

No se atreven a presentar denuncias formales, con nombres y apellidos, porque la mayoría es personal contratado y temen represalias laborales, aunque no quieren dejar de hacerlo para que, por lo menos, quede constancia de que ya habían avisado

Desde que en septiembre se unificaron las urgencias generales con las de traumatología, en el Hospital La Paz ya no dan abasto. Dolores Torrego y Mario Blanco son profesionales que llevan 30 años en los servicios de urgencias de traumatología y achacan el silencio de los trabajadores a que la mayoría de enfermeros que trabajan allí «son suplentes contratados, no se atreven a decir nada porque se la juegan. De hecho, hicieron alguna denuncia en juzgado de guardia y les llamaron a despacho amenazándoles y diciéndoles ojito con lo que estaban haciendo que a la calle».
Las urgencias de traumatología del Hospital La Paz, como tal, ya no existen, ahora todos los pacientes están juntos en las urgencias generales. Según detalla Dolores, «un paciente de trauma es una persona sana que tiene un problema. Tú no puedes poner a una persona sana al lado de un enfermo respiratorio, o junto a otro con una herida abierta o cerca de un paciente con una enfermedad infecciosa». Además, manifiestan que «lo habitual es que esté la urgencia saturada y puntualmente, algún día, está menos saturada».
Los enfermeros de urgencias han presentado un total de 16 notificaciones ante el juzgado porque «no se consideran lo suficientemente capaces para poder sacar esa situación hacia adelante. Y además porque se puede poner en compromiso la vida de los pacientes». Es decir, «se puede morir una persona por no poder atenderlaporque no hay capacidad humana para poder atender a esa gente».
Desde el Hospital de la Paz dicen que no hay saturación y que el número de urgencias atendidas en el último año se mantiene estable en unas 275 diarias.
Cadena Ser