El colectivo ha pedido al Colegio de Madrid que presente una moción de censura contra Máximo González Jurado por pagar viajes personales con fondos de la institución.
 
Enfermeras en su puesto de trabajo
Enfermeras en su puesto de trabajo
E.B. / 10-03-2014 • 14:47

El descontento de los enfermeros con el presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), que agrupa a todos los colegios de España, es cada vez mayor. En las últimas semanas las críticas del colectivo contra Máximo González Jurado se han multiplicado debido a la tibieza con la que ha tratado lareforma del aborto de Gallardón y por su relación con la trama Gürtel. Tanto es así que los enfermeros han exigido su dimisión e incluso han promovido una moción de censura contra el presidente, que lleva 30 años en el cargo.
Una de las agrupaciones que se ha mostrado más combativa es la Asociación Madrileña de Enfermería (AME), que ha seguido de cerca el caso. Este colectivo se ha mostrado indignado por el hecho de que “se relaciones a la profesión enfermera” con este caso de corrupción, ya que “merma la imagen de la enfermería”. En su opinión, la situación es “intolerable”, por lo que los profesionales que forman esta entidad se han mostrado dispuestos a “no admitir este tipo de conductas”
Es por ello que han instado al Colegio de Enfermería de Madrid a “pedir explicaciones” sobre los supuestos viajes personales que González Jurado habría costeado con las cuotas de los enfermeros y que habría organizado la trama de Francisco Correa, después de que laUnidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional pusiera al presidente del CGE en el punto de mira. Aunque no se han quedado ahí, ya que también han exigido que presente una moción de censura para forzar su dimisión.
Unas acciones que AME había emprendido antes de conocer las últimas informaciones publicadas por el diario El Mundo, que revelan un informe de la UDEF en el que se afirma que el Consejo General de Enfermería también había contratado con el Gürtel la realización de diversos actos en la Feria Internacional de la Salud celebrada en Ifema.
Esta noticia ha terminado de irritar a los enfermeros, que se han movilizado en las redes sociales para pedir la dimisión de Máximo González Jurado porque, como dicen, ya no les representa. No obstante, el distanciamiento entre el CGE y los profesionales no acaba ahí, ya que también se ha podido apreciar en los últimos días tras la “tibieza” que ha mostrado la institución respecto a la reforma del aborto.
A pesar de que el colectivo, formado mayoritariamente por mujeres, ha expresado sus críticas ante la norma impulsada por Alberto Ruiz-Gallardón, lo cierto es que el organismo que preside González Jurado se ha mostrado neutral al valorar la medida del ministro de Justicia.
Los enfermeros han criticado que el Gobierno del PP no “atienda las necesidades de la sociedad” manteniendo la ley de plazos actual que a su entender “garantiza el derecho del no nacido y el de las mujeres a no ser madres”, mientras que el CGE ha elaborado un estudio en el que huye de cualquier polémica mostrando una postura tibia e incluso destacando puntos que a su entender son positivos.
El Boletin.com