Sanidad I Encuesta a 4.450 facultativos

Los médicos de cabecera y pediatras, que realizan el 90% de las atenciones, acusan los recortes en sanidad.

Gladys Martínez López, Diagonal

PrintCerca del 90% de las atenciones sanitarias en el Estado español se realizan a través de la Atención Pri­maria. Sin embargo, en los últimos años el servicio sigue deteriorándose a ritmo de recortes, que afectan tanto a los 34.900 médicos de primaria (de los que 28.500 son médicos de familia y 6.400 pediatras) como a los millones de personas que de media hacen uso de la primera atención unas cinco veces al año. Es lo que se deriva de la Encuesta sobre la situación del médico de Atención Primaria en España en 2015 y las consecuencias de los recortes, rea­lizada por la Orga­nización Mé­di­ca Colegial (OMC). Recortes de sueldo, incremento de la carga de trabajo, demoras en atención a los pacientes o poca formación en jornada laboral son algunos de los problemas que subyacen de esta encuesta en la que han participado 4.450 facultativos de todo el Estado.

Sobrecarga de trabajo

De hecho, si en el año 2000 el grupo de consenso de Atención Pri­maria, en el que participaban las organizaciones Semfyc, Sermergen y Cesm, elaboró un documento que establecía que para ofrecer una atención de calidad era necesario que un médico no tenga más de 1.200 personas adscritas, que no atienda a más de 25 pacientes al día y que pueda dedicarle diez minutos a cada una de ellas, la situación actual sigue alejándose de lo reivindicado hace 16 años. Según la encuesta de la OMC, el 52,5% de los médicos de cabecera tiene una clara sobrecarga de trabajo, con entre 1.500 y más de 2.000 personas adscritas cada uno, lo que equivale a una media de entre 34 y más de 44 visitas de pacientes diarias, y otro 34,6% tiene un cupo de entre 1.000 y 1.500 pacientes. De hecho, en situaciones normales de trabajo, un 52,8% de los médicos encuestados ha reconocido tener que atender a entre 25 y 40 personas diarias, otro 30,1% a entre 41 y 50 pacientes y un 11,2% de los médicos a más de 50 personas al día, el doble de lo recomendable.