Los servicios de urgencias, cirugía, traumatología y ginecología acaparan la mayor parte de reclamaciones. En el 2015, el Defensor del Paciente recibió 68 quejas de Castellón, el grueso por retrasos en el diagnóstico

recortes-sanidad-matanUn cáncer de mama que los médicos tardan cuatro meses en descubrir. Una prótesis de rodilla que se infecta, un error de diagnóstico con consecuencias fatales… la última memoria de la Asociación El Defensor del Paciente revela que cada mes en Castellón seis personas denuncian a su médico o enfermera por una presunta negligencia médico-sanitaria. Y aunque los casos han conseguido frenarse en el último año (en el 2014 las denuncias en la provincia se elevaron a 76), todavía son muy superiores a las registradas hace siete años, antes de que empezaran los recortes, cuando apenas se contabilizaron 45.

El grueso de las denuncias recibidas por la asociación corresponden, por ese orden, a los servicios de cirugía general, lista de espera, traumatología, ginecología y urgencias. La mayoría de esas quejas están relacionadas con las demoras en la atención. En el caso de las urgencias, los usuarios protestan por el tiempo que transcurre desde que llegan al hospital hasta que son vistos por los médicos y se les hacen las pruebas para establecer un diagnóstico. La masificación que a menudo sufren los hospitales públicos favorece los errores o, cuanto menos, hacen que los usuarios tengan una percepción negativa de la atención recibida, incluso aunque finalmente el diagnóstico sea el correcto.

En Castellón han sido 68 las denuncias recibidas en el último año por El Defensor del Paciente, pero en la Comunitat Valenciana se han elevado a 1.298. Valencia, con 733, encabeza el ránking provincial y también el hospital que más denuncias acumula: la Fe. Le sigue el General de Alicante y el Clínico, también en la capital del Turia. En la lista de los centros médicos con más quejas no hay ninguno de Castellón.

Pero una cosa son las denuncias por negligencia médica y otra las quejas de los pacientes por el mal funcionamiento de la Sanidad. Y estas, siguen en aumento año tras año. “El ritmo no desciende. Nos llaman decenas de usuarios de la provincia para asesorarse e ir por la vía judicial. Casi siempre es por lo mismo, por retrasos en el diagnóstico de un cáncer o porque les dan un alta laboral sin estar recuperados”, apuntan desde el despacho de abogados de Javier Bruna, que lleva 25 años trabajando en el campo de las negligencias sanitarias. En Castellón, en los últimos meses, este despacho ha ganado dos demandas, una contra la sanidad pública y otra contra una clínica dental.

Fuente: El Periódico del Mediterráneo