Han registrado un texto que achaca a los recortes «un déficit de infraestructuras y equipamiento que se prolonga en el tiempo»


Señalan la falta de mantenimiento de lo edificios y renovación tecnológica «que repercute negativamente en la atención de los pacientes»


El centro ha tenido que suspender esta semana la actividad de algunos quirófanos por la aparición de cucarachas


Más de 740 facultativos del hospital público Gregorio Marañón de Madrid han firmado una carta de queja sobre el deterioro en el que está sumido el centro. El texto remitido por registro oficial, según cuenta la Asociación de Especialistas de Madrid Afem, afea los recortes presupuestarios que han derivado, dicen, en «un déficit de infraestructuras y equipamiento que se prolonga en el tiempo». El Gregorio Marañón es un gran centro hospitalaria calificado de primer nivel y de referencia para numerosas especialidades.

Los sanitarios explican a los responsables que «hemos permanecido con edificios degradados, por el paso del tiempo, sin que se haya acometido la reforma integral que se planificó hace ya 11 años».  Y se lamentan de que la instalación del hospital «da una imagen de mal cuidada y desatendida». Precisamente este lunes, se tuvo que suspender la actividad en varios quirófanos del centro por la aparición de cucarachas y la necesidad de desinfectar.

El Diario

TEXTO DE LA CARTA

A: EXCMA. SRA. PRESIDENTA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID
CC: ILMO. SR. CONSEJERO DE SANIDAD DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID
CC: SR. GERENTE DEL HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO GREGORIO MARAÑÓN
DE: FACULTATIVOS HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO GREGORIO MARAÑÓN

Madrid, 19 de junio de 2017

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón es uno de los centros referentes de la sanidad madrileña y española. Sus profesionales están dedicados vocacionalmente a la atención de los pacientes, a la excelencia investigadora y a ampliar el conocimiento en el ámbito docente. En su actividad médico-quirúrgica cuenta prácticamente con todas las especialidades de alta cualificación para la atención a pacientes con patologías graves. Es un centro de investigación científica de primer orden, altamente competitivo tanto a nivel nacional como internacional, como así lo acreditan las publicaciones de primer nivel que produce y los numerosos profesionales que desde dentro y fuera de España lo eligen para su formación profesional.
Para poder mantener este nivel de excelencia preservando la tan preciada calidad asistencial y seguridad del paciente, los facultativos del Hospital Gregorio Marañón, abajo firmantes, estamos preocupados por la situación específica que nos afecta  sobremanera en nuestro quehacer diario, con graves carencias estructurales asociadas a un mal gobierno en el que nos encontramos desde hace años. Por ello, deseamos hacer público nuestro descontento ya que son hechos sobradamente conocidos por la estructura jerárquica sanitaria y, al mismo tiempo, ignorados repetidamente por la misma.
1.- Los presupuestos del hospital han descendido progresivamente en los últimos años y son claramente deficitarios tanto para la actividad real del centro como para la complejidad de los pacientes atendidos.
2.- La Institución está sometida a un déficit de infraestructuras y equipamiento que se prolonga en el tiempo. Hemos observado que en otros hospitales de nuestro nivel se han acometido reformas estructurales importantísimas con adquisición de instrumentación y equipamiento de alta tecnología. Por el contrario, en el Hospital Gregorio Marañón hemos permanecido con edificios degradados, por el paso del tiempo, sin que se haya acometido la reforma integral que se planificó hace ya 11 años. Desgraciadamente, nuestra institución da una imagen de mal cuidada y desatendida, hecho éste que muchos usuarios conocen y padecen, sufriendo incomodidades y malestar durante su asistencia. El hospital sufre, con demasiada frecuencia, rotura de conducciones hidráulicas, limpieza deficitaria, circulación de bolsas de basura y ropa sucia, con permanencias de horas en los pasillos de las salas de hospitalización. Esto no es admisible por razones de seguridad e higiene.
3.- El déficit en inversiones en tecnología médica es, asimismo, preocupante e insostenible debido al gran número de equipos obsoletos con los que estamos trabajando, lo que repercute negativamente en la atención de los pacientes.
4.- Las características propias del hospital, en el conviven tres regímenes laborales diferentes (funcionarios, laborales y estatutarios) ha generado grandes desigualdades tanto profesionales como retributivas respecto al resto de los médicos de la sanidad madrileña, como por ejemplo la ausencia de reconocimiento y remuneración de la carrera profesional, agravando el ya conocido maltrato a los profesionales sanitarios junto a la precariedad laboral  en la Comunidad de Madrid.
5.- El Hospital Gregorio Marañón se ve sometido, desde hace varios años, a cambios en su estructura directiva, sin razones claras ni motivaciones basadas en necesidades del gobierno profesional del hospital. Esto hace que carezca de un plan de gestión estable y consolidado, con el consiguiente perjuicio para todos.
6.- Por último, ha existido tradicionalmente una falta de valoración de la opinión de los profesionales en los procesos de decisión y planificación. Un ejemplo de ello es la puesta en marcha de una nueva Historia Clínica Electrónica (HCIS) desoyendo la opinión de los profesionales, sin pilotaje previo, con escasa formación y soporte, lo que está motivando incertidumbre e inseguridad que repercute negativamente en la tan importante relación médico-paciente.
Con sólo alguno de los ejemplos descritos bastaría para ensombrecer el panorama del hospital. Su prestigio y su buen nombre entre profesionales y ciudadanos están claramente en peligro. A pesar de estas dificultades, los profesionales del Hospital Gregorio Marañón, trabajamos a diario para mantener el grado de excelencia en la atención y es nuestro deseo seguir haciéndolo.
Por todo ello:
Solicitamos a la Presidenta y al Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid que se acometan las acciones necesarias que devuelvan la confianza y la ilusión a todos los profesionales sanitarios del Hospital Gregorio Marañón. No olvidemos que la incertidumbre y la desorganización hacen que la atención de pacientes y ciudadanos se deshumanice.
Solicitamos el nombramiento de un equipo directivo estable que se apoye en los profesionales del hospital, la inmediata puesta en marcha de un plan de gestión, consensuado con los mismos, y la inversión presupuestaria necesaria para corregir los importantes déficits estructurales del centro, para seguir manteniendo su nivel de excelencia y su proyección de futuro en la atención de calidad de nuestros pacientes.
Se adjuntan 115 folios con 749 firmas de médicos y resto de facultativos del Hospital General Universitario Gregorio Marañón como respaldo a esta carta.