Ayer viernes, la Cadena Ser sacó a la luz que un usuario lleva más de un mes esperando la realización de un PET-TAC en el Hospital Universitario La Paz, para saber si sufre metástasis de su cáncer de pulmón y poder iniciar cuanto antes el tratamiento más efectivo.
El PET-TAC es una prueba diagnóstica híbrida, realizada en los servicios de medicina nuclear, que fusiona las imágenes PET (que mide la actividad metabólica de los tejidos del cuerpo humano tras la administración de un radiofármaco) y TAC (que permite valorar la morfología anatómica de los tejidos).
El PET-TAC del Hospital Universitario La Paz, fue el primero instalado en un hospital público de la Comunidad de Madrid en 2003.
Desde entonces lleva funcionando a pleno rendimiento más de 15 años, con averías cada vez más frecuentes por su antigüedad, un uso muy intensivo de la máquina (actualmente una media de 9 estudios al día) y por los recortes en el servicio de mantenimiento tecnológico del hospital.
En 2017 (último dato público de la actividad del hospital) se realizaron 3.198 PET-TAC, cuando en 2013 fueron 2.714.
Hace mucho tiempo que el hospital debería haberse planteado renovar esta máquina de PET-TAC y, a la vista de la creciente necesidad de estudios PET-TAC, haber dotado al hospital con más de una máquina. Pero los sucesivos gobiernos del PP de Madrid no lo han considerado prioritario.
Hay que recordar que el Hospital de La Paz es uno de los Hospitales que más patología oncológica de adultos atiende en la Comunidad de Madrid (incluyendo tumores de alta complejidad), es centro de referencia nacional de patología oncológica infantil (recibiendo miles de niños de otras CCAA cada año para diagnóstico y tratamiento), asume pacientes oncológicos de otros hospitales públicos que no disponen de PET-TAC para realizarles esta técnica, y por último, el PET-TAC es útil además en el diagnóstico y seguimiento de enfermedades no oncológicas como el Alzheimer, la fiebre de origen desconocido, la evaluación prequirúrgica de la epilepsia y la evaluación de la viabilidad miocárdica del corazón.
Actualmente sólo disponen de máquina de PET-TAC 8 hospitales públicos, con una situación muy parecida a La Paz (Clínico San Carlos, Gregorio Marañón, Ramón y Cajal, Puerta de Hierro-Majadahonda, Getafe, 12 de octubre y La Paz) y un hospital de gestión privada (Rey Juan Carlos) en la Comunidad de Madrid.
Todo el año 2018 se ha pasado el Partido Popular de la Comunidad de Madrid diciendo que, con la polémica donación realizada en 2017 por Amancio Ortega se iba a dotar a la Comunidad de las máquinas más modernas de diagnóstico y tratamiento oncológico (entre ellos un PET-TAC para el Hospital Universitario La Paz). Pero aún hoy ni se han redactado los pliegos para la compra.
Por todo ello, la situación de este usuario, lejos de ser excepcional, es preocupantemente frecuente en el Hospital Universitario La Paz.
Con el único PET-TAC de La Paz en funcionamiento, la lista de espera habitual es de casi 2 meses, imagínense el crecimiento exponencial de la espera que sufren los usuarios ante una avería que inutilice la máquina por días e incluso semanas.
Mientras los miembros de la Dirección de nuestro hospital están más entretenidos haciendo viajecitos por el mundo o redactando curriculums vitae para enviar a empresas concesionarias de servicios privatizados en la sanidad pública madrileña.
Esta denuncia realizada hoy por un usuario valiente, no es más que la punta del iceberg de la preocupante situación de la red sanitaria pública en la Comunidad de Madrid tras 2 décadas de desgobierno, desinversión y privatizaciones impuestas por el Partido Popular.
Recomendamos a los madrileños tener muy presente ésta, y el resto de denuncias realizadas por usuarios y trabajadores de la sanidad pública en los últimos años, al introducir su voto en las urnas de las próximas elecciones autonómicas.

Sección Sindical del MATS Hospital Universitario La Paz