Quieren recabar apoyos para instar a la farmacéutica Grünenthal a que indemnice a los afectados, pese a que la Audiencia de Madrid haya dictaminado en su contra

Afectados por la talidomida, durante el juicio. CGT/CVM   No recogen firmas, no cuantifican los apoyos pero sí recaban la suficiente presión en las redes sociales como para    que el mensaje llegue a quien corresponde. Es decir, a la farmacéutica alemana Grünenthal.
Siete médicos de familia de distintos puntos de España han elaborado una una «carta abierta» a los laboratorios    fabricantes de la talidomida, elmedicamento para embarazadas que causó malformaciones a miles de niños en los    años 60, para que, a pesar del último varapalo judicial, indemnice a las víctimas, como sí ha ocurrido en otros  países.
«Es una cuestión de justicia social, independientemente de los tribunales consideren que las acciones han prescrito       o no», señala el coordinador de la campaña, José Martínez López, médico de familia en el centro de salud                Vistalegre-La Flota de Murcia. «Hay valores que están por encima del cómo están configuradas las leyes en nuestro     país», añade.

En su carta, reproducida en decenas de blogs sanitarios y difundida a través de Twitterbajo el hashtag       #JusticiaTalidomida, los profesionales firmantes lamentan que «mientras los tribunales españoles han reconocido que el delito está prescrito, Grünenthal lleva décadas pagando a los afectados alemanes, ingleses e italianos». «Los primeros pueden llegar a percibir casi 7.000 euros mensuales según grado de discapacidad; los ingleses e italianos pueden llegar a los 4.000», agregran.
Por ello, exigen a los citados laboratorios «que les paguen a los afectados (españoles) los20.000 euros por cada punto porcentual de discapacidad, como decía la sentencia anterior» sin que «haya que llegar a la sentencia del recurso de casación ante el Tribunal Supremo». «Malo será para la imagen del laboratorio que al final se vea obligado a pagar la indemnización porque así le obligue el Tribunal Supremo», advierten los impulsores de la iniciativa».
«Peor será para todos que, de una u otra forma, al final no sean indemnizadas las víctimas españolas de la talidomida», concluyen.  Para que eso no ocurra, solicitan más difusión para su campaña, así como más apoyo a la recogida de firmas que uno de los afectados por el fármaco, miembro de la Asociación de Víctimas de la Talidomida de España (Avite), ha lanzado en la plataforma Change.org.
Público