La marea ciudadana reúne a colectivos de la sanidad, la educación o los derechos de la mujer

Varios miles de personas han tomado esta mañana el centro de Madrid para protestar contra las reformas del Gobierno del PP en una manifestación organizada por la Coordinadora 25S y en la que participan 41 organizaciones ciudadanas, entre ellas, las mareas blanca (sanidad), verde (educación) y violeta (contra la reforma de la ley del aborto), los trabajadores de Coca-Cola (cuyas fábricas embotelladorasestán amenazadas de cierre). También protestaban contra la nueva ley de seguridad ciudadana, que sus detractores llaman la ley mordaza.
“Queremos reivindicar todas las libertades ciudadanas que están en peligro en una fecha que no es casual”, ha explicado Julio Rodríguez, portavoz de la Marea Ciudadana, refiriéndose a que hoy, 23 de febrero, se cumple el primer aniversario de la primera manifestación que reunió a todas las mareas y también hace 33 años del intento de golpe de Estado protagonizado por el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero.
“Hace un año todas las mareas nos movilizamos para protestar contra el golpe de Estado financiero impuesto por la Troika y que todos estamos sufriendo”, ha recordado Rodríguez, quien también ha indicado que la manifestación se está desarrollando en otros puntos de España como Valencia, Alicante, Málaga, Almería, Segovia o Gijón.
El buen ambiente entre los participantes y el sol -en una mañana casi primaveral en Madrid- han protagonizado la marcha, que, sin incidentes, ha recorrido el tramo comprendido entre la Puerta del Sol hasta la Plaza de Neptuno, donde se ha leído un manifiesto.
Gritos como “la voz del pueblo no es ilegal”, “no nos representan” o “sanidad pública” han acompañado a las mareas, que portaban pancartas con lemas de todo tipo en contra de la reforma de la ley del aborto, la nueva ley de seguridad ciudadana, la privatización sanitaria o contra el ERE de Coca-Cola en la Comunidad de Madrid.
En primera fila de la manifestación, personas con camisetas de todos los colores en representación de sus respectivas mareas han portado la pancarta de la protesta, en la que se podía leer: “Por nuestros derechos y libertades. Contra el golpe a la democracia. No a la represión”. Precisamente en la cabecera se encontraba Lucía Mazarrasa, ataviada con la camiseta violeta de la marea contra la ley del aborto, quien ha calificado esta reforma legal como “un atentado y una tragedia para las mujeres”.
A su izquierda estaba una profesora de secundaria, Paloma Cros, quien ha criticado las decisiones tomadas por el ejecutivo en materia educativa, acusando al Gobierno de “destrozar la Educación”. “No vamos a parar hasta que no se acabe de verdad con la privatización sanitaria”, exclamaba Mari Nieves Lozano, representante de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) unos metros más allá, para después recordar que actualmente la sanidad madrileña tiene un nuevo frente abierto con la protesta de los trabajadores de su Centro de Transfusiones de Sangre.
“Exigimos al Gobierno de la Comunidad de Madrid que cancele el convenio que ha establecido con Cruz Roja y que privatiza el servicio de extracción de sangre en los puntos de calle”, ha explicado Deli Edreira, una de las trabajadoras del Centro, luciendo camiseta roja. También de rojo y al frente de la marcha se encontraban los trabajadores afectados por el ERE de Coca-Cola que, en palabras de Marcelo Álvarez, secretario del comité de empresa de la planta de Fuenlabrada, han reivindicado su “derecho a trabajar”, además de considerar muy positiva la unión entre todas las mareas ciudadanas para la ocasión.
Fuente: El País