Fuentes de la Guàrdia Urbana, en cálculos provisionales, han cifrado en 160.000 el número de participantes en la marcha de «Volem acollir»


(Queremos acoger).»Basta de excusas», «abramos fronteras», «no queremos que el Mediterraneo sea un cementerio», «vias seguras», reclaman decenas de miles de personas en solidaridad con los refugiados y en protesta contra la xenofobia institucional


Muchisima gente. Puntualmente, a las 16 h, en el centro de la ciudad de Barcelona se han concentrado miles de personas para exigir que se abran las fronteras para que los refugiados puedan llegar a través de vías seguras a los países que los pueden acoger.
Es la respuesta de la sociedad catalana a la llamada de una organización, ‘Nuestra casa, es vuestra casa’, formada por iniciativa de jóvenes cooperantes, que imaginaron una gran movilización solidaria, se pusieron manos a la obra y han conseguido un apoyo multitudinario en pueblos y ciudades, en una gran cantidad de actos públicos, en el macroconcierto del pasado fin de semana en el Palau Sant Jordi y, este sábado, en una gran manifestación en la calle.

La marcha ha comenzado en el centro de la capital catalana, en la Plaça Urquinaona, y se ha dirigido hacia el Parc de la Barceloneta, junto al mar.
Bajo el lema «Basta excusas, acojamos ahora», se ha formado una gran marea azul, de banderas y carteles, que llenaba desde primera hora de la tarde toda la Via Laietana. Una marcha formada sobre todo por mucha gente joven y por familias con sus hijos, con el objetivo de evidenciar el rechazo de las políticas que provocan la conversión de Mediterráneo en un cementerio. Una llamada de atención a todos los gobiernos.
«No más muertes, abramos fronteras» y «Catalunya, tierra de acogida«, han sido otras frases que se podían ver también en las pancartas que encabezaban la marcha.

«Ninguna persona es ilegal», es la frase más coreada.
Se trata de una manifestación de las que se recordarán, con la que se pretende llamar la atención de toda Europa, en la que los dirigentes políticos se han abstenido de hacer gestos que pudieran parecer favorables a sus intereses partidarios.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha manifestado el deseo de que su ciudad «se convierta en la capital de la esperanza y de la defensa de los derechos humanos»
En declaraciones a los periodistas ha dicho que estaba «emocionada» por la gran cantidad de manifestantes y ha señalado que esta movilización puede ser el inicio de muchas más concentraciones en el resto de ciudades europeas.
Fuente: Público

 
 

Fuentes de la Guàrdia Urbana, en cálculos provisionales, han cifrado en 160.000 el número de participantes en la marcha de «Volem acollir»


(Queremos acoger).»Basta de excusas», «abramos fronteras», «no queremos que el Mediterraneo sea un cementerio», «vias seguras», reclaman decenas de miles de personas en solidaridad con los refugiados y en protesta contra la xenofobia institucional


Muchisima gente. Puntualmente, a las 16 h, en el centro de la ciudad de Barcelona se han concentrado miles de personas para exigir que se abran las fronteras para que los refugiados puedan llegar a través de vías seguras a los países que los pueden acoger.
Es la respuesta de la sociedad catalana a la llamada de una organización, ‘Nuestra casa, es vuestra casa’, formada por iniciativa de jóvenes cooperantes, que imaginaron una gran movilización solidaria, se pusieron manos a la obra y han conseguido un apoyo multitudinario en pueblos y ciudades, en una gran cantidad de actos públicos, en el macroconcierto del pasado fin de semana en el Palau Sant Jordi y, este sábado, en una gran manifestación en la calle.

La marcha ha comenzado en el centro de la capital catalana, en la Plaça Urquinaona, y se ha dirigido hacia el Parc de la Barceloneta, junto al mar.
Bajo el lema «Basta excusas, acojamos ahora», se ha formado una gran marea azul, de banderas y carteles, que llenaba desde primera hora de la tarde toda la Via Laietana. Una marcha formada sobre todo por mucha gente joven y por familias con sus hijos, con el objetivo de evidenciar el rechazo de las políticas que provocan la conversión de Mediterráneo en un cementerio. Una llamada de atención a todos los gobiernos.
«No más muertes, abramos fronteras» y «Catalunya, tierra de acogida«, han sido otras frases que se podían ver también en las pancartas que encabezaban la marcha.

«Ninguna persona es ilegal», es la frase más coreada.
Se trata de una manifestación de las que se recordarán, con la que se pretende llamar la atención de toda Europa, en la que los dirigentes políticos se han abstenido de hacer gestos que pudieran parecer favorables a sus intereses partidarios.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha manifestado el deseo de que su ciudad «se convierta en la capital de la esperanza y de la defensa de los derechos humanos»
En declaraciones a los periodistas ha dicho que estaba «emocionada» por la gran cantidad de manifestantes y ha señalado que esta movilización puede ser el inicio de muchas más concentraciones en el resto de ciudades europeas.
Fuente: Público