La Dirección del Hospital Ramón y Cajal ha cerrado 10 camas en habitaciones individuales donde se ubicaban los pacientes de Otorrino, nada más jubilarse el jefe de Servicio. A partir de ahora, éstos se situarán en otra planta, la Unidad Quirúrgica Polivalente de la 10ª centro, donde también lo hacen enfermos de otras 4 especialidades (Cirugía Plástica, Maxilofacial, Torácica y Oftalmología) sin aumentar el número de camas.
La razón aducida es la poca frecuentación (sin aportar ningún tipo de datos). Este hecho es desmentido por l@s trabajador@s de dicho Servicio, confirmando cargas que rozan o superan la máxima capacidad. La realidad es que es la propia Dirección es la que dificulta la frecuentación, cerrando esas 10 camas los 3 meses de verano. El hecho que desmiente más rotundamente la necesidad de cerrar estas camas es la existencia de una lista de espera de 313 pacientes pendientes de cirugía con una espera media de 65 días.
Lógicamente, la consecuencia de esta decisión injustificada será un grave deterioro de la calidad asistencial.
Razones:
–   En la actualidad la Unidad Polivalente Quirúrgica posee 25 camas (11 habitaciones dobles y 3 individuales) y está ya saturada. La incorporación de otra nueva Especialidad llevará a que, al estar completa, enfermos de cualquiera de estas especialidades tendrán que ingresar en cualquier planta donde haya camas disponibles, los denominados periféricos.
– Otorrino necesita frecuentemente habitaciones individuales debido a las condiciones específicas de la patología de los pacientes, lo que será inviable en la nueva ubicación con sólo 3 habitaciones.
– Existirá una lejanía entre paciente y médico responsable, 8 plantas de distancia; lo cual puede llevar nefastas consecuencias, especialmente en situaciones que requieran actuación urgente.
– El Hospital pierde otras 10 camas, lo que generará aumento de las listas de espera y facilitará colapsos en Urgencias.
Necesitamos actuar para exigir el mantenimiento de esas 10 camas en habitaciones individuales y para evitar que PP y Ciudadanos sigan deteriorando el Hospital Ramón y Cajal y la Sanidad Pública madrileña.
Madrid, 9 de octubre de 2019
Sección Sindical del MATS del Hospital Ramón y Cajal