cabecera-escritos-mats-nuevo-logo
 
A veces la noble profesión periodística da amargas e inaceptables sorpresas. Esto suele ocurrir cuando las fuentes utilizadas para redactar un artículo no son las adecuadas, como consecuencia del desconocimiento de las mismas del asunto a tratar, y en otras, fuentes, o el propio medio de comunicación, las tergiversa de forma interesada para obtener un determinado interés.
Esto es lo que ha debido pasar con el artículo aparecido el miércoles 13 de mayo de 2015 en El Confidencial Digital. Para empezar, el objetivo del mismo no está claro: ¿atacar al MATS?, ¿atacar a Podemos?. Lo que es cierto es que todos los comentarios sobre el Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de la Sanidad (MATS) están llenos de errores mal transmitidos desde origen o voluntariamente equivocados:
– La errónea traducción de las siglas es lamentable. Pura desinformación.
– La probablemente interesada apreciación de conexiones entre el MATS, la Marea Blanca, Podemos…. ECD no tiene ni idea de cómo se inició la Marea Blanca ni cómo se ha desarrollado durante estos años, lo que hace sospechar que no se ha interesado por la defensa de la Sanidad Pública. Algo muy diferente a lo que desde un principio ha tenido MATS como uno de sus principales objetivos: apoyar un movimiento espontáneo surgido desde los centros sanitarios y de la propia ciudadanía, con trabajadores y usuarios adscritos o no, a este o aquel partido político o central sindical. Ninguna organización de este tipo promovió la Marea Blanca.
Por otra parte, ¿tiene EDC datos sobre cuantos militantes de CC.OO van a votar a Podemos en las próximas elecciones municipales y autonómicas? La malintencionada aseveración de que MATS “acudió a las elecciones con la etiqueta de Podemos” tiene mucho que ver con el miedo visceral que se tiene dentro del ambiente sindical que organizaciones con una organización distinta atraiga cada vez a más trabajadores y trabajadoras del sector sanitario.
– Porque los datos están ahí. Los resultados de las elecciones no dan lugar a dudas ni a sesgo. El crecimiento del MATS ha sido espectacular. Ha quedado incluso como ganador en el Área Centro, y con un aumento de votos muy significativo allí donde se ha presentado. ¿A qué viene entonces hablar de fracaso?… otra vez el miedo, muchísimo miedo. Aquí no hay mala información, hay, de nuevo, mala intención. El carácter asambleario, participativo y autoorganizativo del MATS, con ausencia de jerarquías y prebendas, con el compromiso de una información continua al trabajador, y con el espíritu crítico necesario, caracterizan una nueva forma de hacer sindicalismo, lejos de estructuras anquilosadas y oxidadas.
En fin, esta es la realidad, y no la vertida por EDC. El subtítulo de la página reza: “La web de las personas informadas que desean estar más informadas”. Todo un espejismo.
ver noticia en ECD