Mats quiere mostrar su mas sentido pésame por las mujeres asesinadas hasta hoy, víctimas del terrorismo machista.

Son 1.014 mujeres asesinadas a manos de hombres desde 2003 y 39 en este año.

El auge y la instauración de la derecha y extrema derecha en nuestro mundo capitalista y patriarcal, en el que partidos como PP, Ciudadanos y Vox se ponen de acuerdo para no reconocer la violencia de género; la interpretación misógina de los jueces; junto con la banalización de casos suficientemente demostrados, tratándolos como meros asesinatos y no reconociendo éstos como lo que son: “terrorismo machista”, hacen que los hombres violentos, sientan que pueden ejercer su violencia contra las mujeres de forma mucho más impune y gran parte de la sociedad lo justifique, naturalice o tolere.
Decía la Sra. Ayuso en su discurso de investidura, que no están en contra de los hombres.
Sra. Ayuso a los niños de este país se les dan armas como objeto de juego ya desde la mas tierna infancia y a las mujeres varitas mágicas. Cuando sean adultos, algunos niños influidos por los mandatos de género, serán “presuntos asesinos de mujeres” que querrán, a toda costa, obtener el poder sobre ellas y ellas, no podrán utilizar sus varitas mágicas para resucitar a las muertas.
Así están las cosas.
De nuevo, nos estremece el asesinato de una compañera de sanidad “presuntamente” a manos de un hombre. De ella lo sabemos todo, de él nada se sabe. Así es como tratan los medios de comunicación la violencia machista.
El asesinato de nuestra compañera y madre, deshace el mito de que la violencia sólo se da entre los estratos sociales y culturales de nivel bajo o la inmigración. La realidad nos baja de nuevo los pies a tierra. Los violentos no entienden de edad, clase social o religión, sólo de género.
cualquier hombre, sea cual sea su posición social, cultural o económica, puede ejercer violencia contra las mujeres según cómo haya asimilado a lo largo de su vida los conceptos que la sociedad le ha otorgado sobre los estereotipos asociados a su sexo. Y ellas, las víctimas, pueden ser de cualquier estrato o clase social. Es sabido que los valores de dominación, posesión y control de la mujer, son agudizados cuanto más poder o reconocimiento tienen ellas. La rabia invade e incita.
Mats estará siempre en la lucha contra el terrorismo patriarcal y en apoyo al movimiento feminista.
Esperamos no tener que dar de nuevo el pésame. Duele mucho, cada vez.