El médico fue destituido como jefe de Oftalmología Infantil de La Paz de Madrid después de reiteradas quejas por las condiciones en las que trabaja.

Los padres de sus pacientes se han unido para exigir su readmisión y prevén una concentración de al menos 200 personas a las puertas del centro el 24 de junio.

Este oftalmólogo ha remitido una carta al consejero de Sanidad para que realice una auditoría en todo el servicio de Oftalmología del hospital.

thumbLos padres de los pacientes de Oftalmología Infantil del Hospital de La Paz de Madrid no cesan en su lucha por lograr que el doctor José Abelairas sea restituido como jefe de la sección y se atiendan las quejas que viene planteando sobre las condiciones en las que trabaja. Este grupo ha creado una plataforma, que presenta a través de un manifiesto, y tiene previsto realizar una concentración que, a falta de confirmación, será el viernes 24 de junio. «Llevamos años sufriendo las deficiencias manifiestas de la sección sin elevar protesta alguna, en buena parte debido a la tranquilidad que nos daba el saber que la vista de nuestros hijos, y en muchos casos la vida, estaba en manos de uno de los oftalmólogos pediátricos de mayor prestigio a nivel nacional e internacional, y de su equipo», apunta el documento. Estos padres aseguran que tras la destitución de Abelairas ven amenazada la esperanza de encontrar una segunda oportunidad para sus hijos y por eso consideran que ha llegado el momento de unir sus voces. El manifiesto recoge reivindicaciones acerca del equipo médico, la organización y los recursos humanos y materiales. Sobre lo primero, estos padres ven necesario el mantenimiento de la línea de trabajo y la continuidad del grupo de médicos «que con tanta perseverancia y buenos resultados» llevan años atendiendo a sus pequeños, «con el doctor Abelairas como jefe».
Sobre lo segundo, piden que Oftalmología Pediátrica sea desvinculada del servicio de Oftalmología. «Entendemos que existe una gran diferencia en el tratamiento no sólo en el plano médico, sino también en el humano y social, entre los niños y los adultos, por lo que médicos carentes de la suficiente experiencia en pediatría nunca deberían asumir de forma directa el manejo de las enfermedades de nuestros hijos, ni tan siquiera en el plano organizativo, por su desconocimiento del mundo pediátrico», argumentan. En tercer lugar exigen que se aumenten los recursos, «para paliar las carencias» que, señalan, ponen «en peligro» el trabajo del equipo. «Y por tanto la salud de nuestros hijos, así como el mantenimiento de los cinco CSUR (Centros, Servicios y Unidades de Referencia)», agregan. Entre sus denuncias también apuntan la intervención «muchas veces» de los menores en los quirófanos de adultos, la falta de espacio en la consulta o que la sala de espera sea común con las urgencias pediátricas.

«Atentado a mi honor»

Este apoyo por parte de los pacientes es una de las cuestiones que el doctor Abelairas expone en la carta que le ha remitido al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos. En ella le solicita que ponga en marcha una auditoría del servicio de Oftalmología de La Paz, así como de la gerencia y subgerencia del Hospital General y del Materno-Infantil. «Incluidos los directores médicos y quirúrgicos que le suministraron información unilateral y sesgada, atentando a mi honor», añade. Este facultativo se refiere así a las declaraciones del propio consejero en la Asamblea regional, quien haciéndose eco de «un informe de la gerencia» habló de su incapacidad para entenderse con el equipo directivo y de las «situaciones conflictivas» que generaba. Nuestra intención es llevar a cabo las medidas necesarias para defender la vista y la vida de nuestros hijosEl jefe de servicio de Oftalmología, Félix Armadá, aseguró a este diario que Abelairas «es un buen médico» y que «los problemas son como jefe de sección», negando igualmente que su cese esté relacionado con las protestas por la falta de medios. Armadá puso como ejemplo que el oftalmólogo infantil se negaba a dar los datos de gestión de los centros de referencia, que Sanidad pide periódicamente como control de calidad, retrasándose su entrega al Ministerio y a la Consejería, lo que llevó a la apertura de un expediente informativo por parte del Ejecutivo regional a finales del año pasado. También sostuvo que había generado ciertas situaciones conflictivas con personal del centro. «Está todo documentado, recogido por escrito», incidió. En su carta a Sánchez Martos, Abelairas recalca que se trata de «mentiras y falsos testimonios», pide poder mostrar documentación que le permita defenderse e insiste en que se han producido «graves irregularidades en el proceso administrativo» de su destitución. Este doctor también recoge entre otros planteamientos que no es cierto que se haya hecho una inversión de 400.000 euros en la sección que él gestionaba tal y como el centro ha asegurado. «Son más de 23.000 las personas que en Change.org corroboran todas las carencias que he denunciado, así como la falta de dotación y las paupérrimas condiciones de espacio, quirófanos, medios humanos y tecnológicos», manifiesta, a lo que suma el apoyo recibido por «más de 500 trabajadores del hospital, antiguos residentes, la Sociedad Española de Oftalmología Pediátrica, los 12 jefes de servicio y los 17 jefes de sección del Infantil», así como de sus compañeros de la unidad. Ese apoyo se verá plasmado en la concentración que la plataforma de padres ha convocado. Se llevará a cabo en la puerta del Hospital Materno-Infantil entre las 12.00 y las 14.00 horas y esperan que a ella acudan unas 200 personas. «Nuestra intención es llevar a cabo todas las medidas necesarias y a nuestro alcance para defender la vista y la vida de nuestros hijos, con un plazo de funcionamiento indefinido», advierten.
Fuente: 20 minutos