El día 14 de septiembre la Asamblea de Madrid aprobó una Resolución impulsada por Podemos, sobre la recuperación de la jornada laboral de 35 horas (con los votos a favor de Podemos y PSOE, el voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos, salió aprobada). Sin embargo su aplicación no será efectiva a no ser que el Gobierno del PP elabore una ley al respecto.
La jornada de 35 horas es un derecho que nos fue arrebatado a millones de trabajadoras y trabajadores públicos, en plena vorágine de recortes sociales en el año 2012 cuando gobernaba el Partido Popular. Ante esta situación, los sindicatos de la Mesa Sectorial del SERMAS, se han limitado a hablar y negociar, pero no han propuesto ningún plan de movilizaciones concreto para que, de una vez por todas, recuperemos las 35 horas.
Opinamos que esta medida debe tener como horizonte el 1 de enero del 2019, pero ello solo será posible si las trabajadoras y trabajadores del sector, unidos a otros funcionarios de la Comunidad, nos ponemos rapidamente en marcha: hay que salir a la puerta de los centros de trabajo, convocar manifestaciones en las calles y organizar una amplia movilización social.
No podemos esperar a que nos regalen alegremente esta medida. Cuando el gobierno y los sindicatos de la Mesa Sectorial llegan a acuerdos (como la carrera profesional o la convocatorias de Opes); los resultados son los que todas y todos ya conocemos. Una carrera profesional que ha sembrado más desigualdad salarial y que se ha aplicado de forma completamente arbitraria y discriminatoria. Los “regalos” de la Administración están favoreciendo a las categorías profesionales con mayor poder adquisitivo (ya pasó también con la productividad variable).
Consideramos que la recuperación de la jornada de 35 horas semanales debería ir vinculada no solo a una movilización social, sino también a las siguientes medidas:
Un aumento de las plantillas del SERMAS (estimado aproximadamente en 6.500 puestos de trabajo que fueron los que se perdieron con las medidas de austeridad). Si no se aumentan sustancialmente las plantillas, es inviable la reducción de la jornada laboral. Por eso el MATS entiende que la reducción de la jornada va íntimamente ligada a un aumento de las plantillas y, por lo tanto, a un aumento de los presupuestos.
Así mismo, la reducción de la jornada y el aumento de personal del SERMAS, es la mejor garantía para mejorar la atención a las usuarias y usuarios del sistema de salud. En este sentido, consideramos que la unión de intereses de pacientes y profesionales (por la calidad asistencial y los derechos laborales), es una estrategia de movilización absolutamente imprescindible y necesaria.
Madrid, octubre 2018
DESCARGAR COMUNICADO                         DESCARGAR CARTEL