No se puede consentir. De confirmarse estas noticias, la oferta que realiza la Consejería de Sanidad a los Jefes de Servicio de los hospitales madrileños es vergonzosa. Mucho más que inmoral. Por un lado, el autoconcierto sigue sin suponer aumento de puestos de trabajo. Algo que es condición indispensable para contemplarlo como posibilidad de alivio de las listas de espera. Por otro, habrá jefes de servicio que acepten la oferta, sin duda. Tal vez trabajen en esas clínicas privadas que se benefician de las ocurrencias del consejero de sanidad. Tal vez son simplemente la voz de su amo, algo que, lamentablemente, ya está demasiado presente en el día a día. Y para colmo, se les ofrecerá un puesto en los tan cacareados consejos de gobierno de los hospitales públicos. Lo dicho, vergonzoso e intolerable. ¿Hay que esperar a que esto ocurra?.


PROPUESTA DE LA CONSEJERÍA A LOS MÉDICOS PARA OPERAR POR LA TARDE

Por cada paciente que operen en la pública deben derivar dos a la privada

El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, ha encontrado la fórmula para que los hospitales públicos comiencen a operar por las tardes sin enfadar a la sanidad privada. Los médicos llaman ya a esta propuesta «la oferta envenenada»

 TERESA RUBIO 27/10/2015 – 18:01 CET

Los jefes de servicio de los diferentes departamentos de los hospitales públicos madrileños están empezando a recibir verbalmente una propuesta de sus gerentes: «La consejería está dispuesta a aprobar un auto-concierto con vosotros para que operéis por la tarde. La idea es que os encargáis de reservar quirófano, contratar anestesista, limpieza, enfermería, celadores… Después os pagarán un canon por el número de pacientes que operéis por las tardes, pero con la condición de que por cada paciente operado en auto-concierto, tenéis que derivar dos pacientes a la sanidad privada».

Así nos lo han contado distintos profesionales médicos que han recibido la oferta. Ya ha habido jefes de servicio de algún hospital de Madrid que ha rechazado la propuesta por «inmoral». La propuesta de la que la consejería de sanidad se han encargado de que no existiera nada por escrito ya ha recorrido los blogs de los hospitales. Un ejemplo; el del Gregorio Marañón: «La propuesta se ha materializado en volver al escabroso asunto de los auto-conciertos, discutibles en nominación y concepto. En esta oferta, introducen una clausula envenenada y que da a conocer las verdaderas intenciones del mal llamado consejero (con minúsculas) de Sanidad y de la mismísima presidenta. Dicha cláusula establece la obligatoriedad por contrato de derivar dos pacientes a clínicas privadas por cada uno que se opere en régimen de auto-concierto por la tarde. Si no se cumpliera esta cláusula, no se cobrará lo pactado en el contrato de auto-concierto. Dicho claramente, no hay la más mínima intención de terminar con las derivaciones, como prometían, sino de potenciarlas más si cabe».

Desde la consejería Sanidad nos dicen que han comenzado a trabajar con un modelo de pacto de gestión que establece que si un hospital no puede asumir toda su carga de trabajo, pese a incrementar la actividad quirúrgica por las tardes, ésta se podrá derivar a otros centros públicos o concertados. Desmienten que se haya planteado a algún centro la derivación obligatoria.

Enlace a la noticia vía : La ser