Que la situación de la Sanidad madrileña no pasa por sus mejores momentos es evidente. Los recortes masivos de años pasados, la falta de inversión en infraestructuras y mantenimiento, están pasando factura a usuarios, trabajadores y a instalaciones sanitarias.
Ultimamente la presidenta Cifuentes se sube al carro electoral, forzada por movimientos de ciudadanos y trabajadores, anunciando algunas mejoras en un servicio sanitario casi liquidado por sus antecesores y compañeros de partido (PP) pero muy llamativa es la falta de interés por la Atención Primaria y sus servicios de urgencias, SUAP y SAR sobre todo los últimos, que dan asistencia a los ciudadanos de los pueblos de Madrid, que en muchos casos se realiza en precarias condiciones.
La anécdota que se expone es del SAR de Villarejo de Salvanés, una población que pertenece a la Dirección Asistencial Sureste, donde el pasado domingo día 30 de septiembre se averió el timbre de llamada de la Urgencia y que sigue sin solución a fecha de hoy salvo el ‘parche’que describe las imágenes que nos han enviado. Responsables del centro, Jefes de las guardias, responsables del SUMMA 112, todos en espera que se apruebe el presupuesto para la insatalción de un nuevo timbre…
Este es un ejemplo del pasotismo con el que los políticos del PP tratan a los usuarios y profesionales de la sanidad madrileña y es que un «timbre en Urgencias no debe ser algo prioritario» 
 
timbre-villarejo-1timbre-villarejo-2