El Grupo Municipal Ganar Móstoles ha mantenido una reunión con los representantes sindicales de las trabajadoras y trabajadores del Hospital Rey Juan Carlos, durante la cual trasladaron a este grupo municipal las malas condiciones laborales que padecen y que se traducen en un servicio de peor calidad que el prestado en los hospitales públicos de gestión directa.

En este hospital se están produciendo graves deficiencias en materia de personal, que comprenden desde un número insuficiente de trabajadoras y trabajadores, como que no se requiera experiencia previa para trabajar en unidades tan sensibles como, por ejemplo, los quirófanos.

En la memoria de actividad del año 2014 de este centro se reconoce un incremento en la actividad del servicio de Urgencias de un 17.15% en la zona de boxes, lo que no se ha traducido en un incremento de plantilla, que sigue siendo la misma que la existente en abril del año 2012, con tan sólo dos enfermeros/as, o una única enfermera en todo el servicio de Urgencias Pediátricas. En este servicio la única enfermera disponible tiene que atender los seis puestos de observación (camas o cunas), más la primera atención en que se clasifica a los pacientes y las consultas de traumatología y cirugía.

Cabe subrayar que el número de boxes de Urgencias se ha incrementado de 22 a 26, lo que supone un 18% más de capacidad, para el mismo número de enfermeros o enfermeras.

Esta carga de trabajo, claramente excesiva, se contrapone al hecho de que una enfermera del Hospital Rey Juan Carlos tiene un salario entre un 40 y un 50% por debajo de la media de una enfermera en España, a pesar de la carga asistencial y el nivel de complejidad en atenciones y especialidad que soportan.

Otra importante carencia se produce con los celadores, que son contratados como mozos de almacén, con salarios que no exceden los 700 euros mensuales

Kiron Salud, la marca comercial de la empresa que gestiona este hospital (Capio), también estaría incumpliendo la normativa en materia de derivaciones hospitalarias, ya que en vez de remitir pacientes a hospitales cercanos, como el Hospital Universitario de Móstoles, hace las derivaciones hacia centros del grupo empresarial Capio, en concreto hacia la Fundación Jiménez Díaz, lo cual añade un sobrecoste importante a los presupuestos sanitarios de la Comunidad de Madrid al facturar doblemente la asistencia sanitaria y tener que soportar un despilfarro evidente en traslados hospitalarios en ambulancia.

Ganar Móstoles ha manifestado a las trabajadoras y trabajadores del Hospital Rey Juan Carlos su total respaldo a cuantas movilizaciones y posibles demandas que vayan a emprender, haciendo un llamamiento a las vecinas y vecinos de Móstoles a solidarizarse con este colectivo de profesionales de la salud.

GANAR MOSTOLES