MARCHAS DIGNIDAD

Comunicado del MATS

El próximo 22 de marzo vienen a Madrid miles de trabajadores y trabajadoras de todos los puntos del Estado español, a los que recibiremos también con una presencia masiva por parte de Madrid.  Estas manifestaciones que entrarán en la capital a través de nueve columnas, se llaman las Marchas de la Dignidad.
Todos juntos vamos a protestar por la situación que atraviesa este país: el desempleo, los desahucios, los recortes sociales, la corrupción, las leyes represivas o el cercenamiento del derecho al aborto. Los trabajadores y trabajadoras de la Sanidad tenemos muchos motivos para unirnos a estas Marchas. No solamente deberíamos acudir a ellas para reivindicar otro modelo de salud; sino que hay razones más que suficientes para expresar nuestro rechazo a este Gobierno y su política económica y anti-social.
Dicen que estamos saliendo de la crisis ¿Pero quién está saliendo de esta crisis? No somos la ciudadanía ni los trabajadores, sino los que la provocaron: las grandes empresas y la banca que han vuelto a obtener jugosos beneficios, mientras cientos de miles de familias carecen de los recursos mínimos para sobrevivir (vivienda, desempleo, educación, sanidad, servicios sociales…). Ellos se recuperan mientras los demás seguimos sufriendo.
En la sanidad, pese al éxito de la Marea Blanca impidiendo la privatización de los 6 hospitales y 27 centros de salud; seguimos padeciendo multitud de problemas. Por eso es muy importante que el día 22 de marzo nos hagamos escuchar a través de nuestras pancartas y nuestras voces. El 22M es una gran ocasión para marchar codo con codo con los jornaleros andaluces, los mineros asturianos, los trabajadores de los astilleros, los empleados públicos, los estudiantes, las mujeres vejadas por la ley anti-aborto de Gallardón, los afectados por las hipotecas o las preferentes.
Una Marea humana se va a poner en marcha para acabar con la injusticia social.
El MATS, desde nuestro espacio público en defensa del derecho a la salud de toda la población, reivindicaremos una Sanidad Universal, Pública y de Calidad, basada en un control social por parte de la ciudadanía. Y por ello exigimos:

  • Derogación del RD de Ley 16/2012 por el que se cambio un modelo sanitario universal por otro de aseguramiento. Excluyendo de éste a casi un millón de personas. Exigimos una Sanidad Universal financiada a través de los impuestos. Nada de re-pagos sanitarios que son una estafa para el ciudadano y un negocio de las empresas.
  • Derogación de la ley 15/97 que permitió, entre otras, la privatización de nuestros hospitales y centros de salud. ¡Ni un céntimo a la privada! ¡Recuperación de todos los hospitales y centros sanitarios a la pública! ¡Fuera empresas privadas de la sanidad pública! Denunciamos el nuevo engaño que llaman las Unidades de Gestión Clínicas, que no son otra cosa que una forma de mercantilizar las relaciones laborales e introducir el mercado en la salud.
  • Acabar de una vez por todas con las derivaciones de pacientes, recursos humanos, tecnológicos e infraestructuras, de la sanidad pública hacia las empresas privadas. Exigimos una Sanidad 100×100 Pública y de Calidad. Exigimos una dotación de recursos suficientes y el fin de todos los recortes presupuestarios a la sanidad y el resto de los servicios públicos. El desmantelamiento sigiloso y encubierto que se viene haciendo en los hospitales y centros sanitarios está provocando serios trastornos para la salud, la prevención y la atención de las personas. ¡Basta de cerrar servicios, camas y consultas en los hospitales!
  • En los últimos años se han perdido miles de puestos de trabajo en la sanidad española (15000 solamente en un año). La destrucción de empleo ha ido paralela con la destrucción de los servicios sanitarios públicos y de la calidad asistencial al paciente. Por lo tanto la recuperación de éstos, deberá ir acompañada de la reintegración de miles de personas que han sido despedidas y la ocupación de todas las plazas amortizas por jubilaciones u otros motivos.
  • Pero el actual modelo sanitario, que debe ser defendido frente a los ataques de los privatizadores, no es todo lo bueno que se dice. Al contrario, tiene infinidad de defectos e incluso graves factores de distorsión como algunos hábitos corruptos. No se puede defender algo que ni es trasparente, ni se sabe a dónde van los recursos, ni es controlado democráticamente por los verdaderos afectados que somos los y las ciudadanos. No puede ser que los dirigentes que están a cargo de la sanidad sean nombrados a dedo por los políticos de turno, favoreciendo así el clientelismo y la corrupción. ¡Exigimos que todas las gerencias y cargos de responsabilidad sean ocupadas por personas capacitadas que han llegado al cargo por oposición como cualquier empleado público!
  • Por este motivo proponemos: una auditoria pública e independiente de todos los recursos económicos invertidos para favorecer la transparencia. Así mismo, exigimos el control democrático y social de la ciudadanía y los profesionales de la salud para ejercer en la práctica una gestión totalmente democrática y basada en las necesidades de la población. 

Por todas estas razones, y muchas más que no vamos a enumerar, el MATS estaremos en las Marchas del 22 de marzo. Os animamos a participar y a estar con nosotros en los puntos de encuentro que anunciaremos más adelante.