El centro público de La Poveda y el Hospital Rey Juan Carlos firmaron un acuerdo a espaldas de la consejería de Sanidad unos días antes de las elecciones autonómicas

Desde 1994, que el laboratorio de La Poveda se queda sin facultativo de laboratorio, y hasta el año 2014 el Gregorio Marañón realiza de forma gratuita para este centro las analíticas complejas. El resto, las muestras rutinarias, las analizan y validan dos técnicos de laboratorio, algo inusual en el caso de la validación porque se exige la certificación de un responsable superior.

Un mes después de la inauguración del Hospital Rey Juan Carlos (Abril de 2012) se produce en La Poveda la primera inspección sanitaria en sus 38 años de historia. El informe resalta la necesidad de contar con un facultativo para validar las analíticas. El gerente responde a los responsables de la consejería que está negociando la firma de un convenio con el nuevo hospital y que tan pronto esté operativo solicitará una nueva inspección. Esa segunda inspección, asegura José Boldoba delegado del MATS en el Hospital Virgen de La Poveda, nunca se produjo.

juan carlos iNo se produjo ningún cambio hasta noviembre de 2014. El gerente anuncia la firma de un acuerdo con el Hospital Rey Juan Carlos, que entonces estaba en manos de Capio (ahora Quirón Salud), pese a que ya estaba en marcha una colaboración similar con el antiguo hospital de Móstoles para el que ya se habían invertido, incluso, 5000 euros para la conexión de los servicios informáticos de ambos centros.

Arranca el convenio. El MATS pide a la dirección de La Poveda que leinforme de los extremos del mismo. Nunca reciben una copia, pero desde ese mes son los facultativos del Rey Juan Carlos los que validan, de forma virtual, las analíticas del Hospital Virgen de La Poveda y es el técnico de rayos, de este centro público, el que tiene que realizar las radiografías de los pacientes del área de influencia del hospital de Capio (1.500 anuales).

Esto ocurría en noviembre de 2014 y sigue vigente en la actualidad. También en noviembre de 2014, según la documentación a la que finalmente tuvo acceso el sindicato MATS, el Director General de Atención Especializada de la consejería de Sanidad desautoriza de forma taxativa el proyecto de colaboración que le presentaron ambos centros. Pese a ello mantienen el acuerdo y no es hasta el 5 de mayo de 2015, con el gobierno en funciones antes de las elecciones autonómicas, cuando elaboran un nuevo convenio, con compromiso de confidencialidad, que curiosamente no cuenta con la firma de ningún miembro de la consejería.

«En relación al contenido del presente convenio, dice el texto, las partes se comprometen a mantener la más estricta confidencialidad.No pudiendo divulgarse salvo acuerdo entre las partes o en cumplimiento de un mandato judicial.» Esto solo puede significar, piensa Boldoba, que estaban intentando ocultar el convenio a la Consejería.

Fuente: CadenaSER