La llamada crisis de los refugiados está alcanzando cuotas de deshumanización que no se podía imaginar. El acuerdo entre la UE y Turquía es una patada directa a la Declaración de los Derechos Humanos que recoge, entre otros muchos, el derecho de asilo.

La situación ahora mismo -entre los millones que huyen de las guerras- es insostenible. Sin alimentos, sin agua potable, sin techo donde resguardarse, millones de niños y adultos se ven envueltos entre las mafias criminales y unas instituciones insolidarias que han roto todos los valores de la fraternidad de los pueblos.

refscLa cantidad que se diga es aproximada pero rondan los cinco millones de refugiados entre los que se encuentran ya 10.000 niños desaparecidos, 350.000 que van a ser expulsados de nuevo a Turquía y un sin número de fallecidos en aguas y territorios de nadie en su desesperada huida de la barbarie.

Todo lo que podamos decir es poco. Por eso pensamos que sobran palabras y faltan hechos. El gobierno del PP ha cerrado filas casi siempre con las instituciones europeas. La prueba está que a España solo han llegado 18 refugiados (una cifra ya no ridícula sino vergonzosa).

Desde el MATS queremos denunciar este último acuerdo que la UE con Turquía que consiste en dar 6.000 millones de euros al gobierno turco a cambio de que actúen de muro de contención. Se trata de un acuerdo donde se considera que las personas son simples mercancías cuyo precio se mide en euros. Más aún, es un acuerdo que ahonda mucho más en la violación de los derechos humanos y la negativa a conceder el derecho de asilo a millones de seres humanos que huyen de las guerras.

También desde el MATS creemos que es necesario, además de las acciones institucionales que están llevando a cabo los partidos de la oposición, actuar en nuestro ámbito de la sanidad. La crisis de los refugiados es un problema de primer orden tanto a nivel humanitario como de la salud de una población concreta y de toda la sociedad.

Por esa razón el MATS quiere proponer a todas las fuerzas sociales, sindicales y plataformas de usuarios que, el próximo 7 de abril (día mundial de la salud), se convierta en una jornada de solidaridad con los refugiados. Para ello propondremos que, además de recoger fondos o medios materiales, se lleven a cabo en todos los centros sanitarios, un acto de solidaridad consistente en cinco minutos de silencio en la puerta de los hospitales, ambulatorios y centros de salud.

Descarga el comunicado aquí