Como todos los años, la dirección del Hospital Clínico San Carlos da cuenta tanto de las contrataciones de verano como del cierre de camas previsto para los meses de verano y, una vez más, juega con los datos omitiendo los que no le son favorables dando una información sesgada en su propio beneficio.
Después de una larga lista de datos y porcentajes donde vierten alabanzas sin cortapisas a la hospitalización a domicilio y al hospital de día (lo que supone, según ellos, un recorte importante en la estancia media de los pacientes), aunque más bien parece un intento de ahorro en costes en su propio beneficio léase “ productividad variable según objetivos”, lo que no dicen u omiten de manera intencionada son los datos de los reingresos, pacientes que vuelven a ingresar en un periodo de tiempo delimitado después de un alta previa. Por poner un ejemplo: del día 5 al 12 de junio ha habido 87 reingresos y más del 40% vuelve a ingresar en los 10 primeros días después del alta, según datos de la propia intranet del hospital.
Con carácter general son indicativos de dos situaciones diferenciadas:

  • Complicaciones surgidas después del alta que pueden reflejar un inadecuado seguimiento del paciente tras el alta.
  • Reingresos que pueden indicar un alta de hospitalización prematura.

En cualquier caso esto está claramente en oposición con la definición que da la Organización Mundial de la Salud cuando habla de seguridad del paciente: prevención y mejora de los resultados adversos o lesiones derivados de procesos de atención sanitaria.

CON TODO ESTO SE PONE EN EVIDENCIA LAS DEFICIENCIAS DE LA TAN CACAREADA CALIDAD ASISTENCIAL

Ni que decir tiene que lo que en un principio se idea como una política de ahorro acaba suponiendo un sobrecoste, además de poner en riesgo la salud de los pacientes (que no clientes).
No me gustaría dejar de mencionar que este tipo de medidas, junto con la ausencia de políticas sociales supone un sobreesfuerzo para las familias , y más concretamente para las mujeres, un trabajo invisible y que en muchos casos sustituye servicios que deberían estar cubiertos desde la propia administración pública.
La perpetuación en los puestos de gestión como sucede en nuestro hospital ( más de 20 años en el cargo) que defienden y aplican las políticas de recortes y privatizaciones a la voz de su amo ( PP de la Comunidad de Madrid ) y que parecen inmunes a cualquier tipo de crítica , producen estos resultados en la atención sanitaria: el enriquecimiento de unos pocos , a costa del deterioro de la calidad asistencial.


QUEREMOS UNA SANIDAD DE GESTIÓN PÚBLICA TRANSPARENTE Y CON UNA DISTRIBUCIÓN EFICAZ DE LOS RECURSOS


Mats


Movimiento Asambleario de Trabajadoras y Trabajadores de SanidadSección Sindical del Hospital Clínico San Carlos

 

Artículos relacionados:

http://mats-sanidad.com/2018/07/08/verano-cierre-de-camas-y-lista-de-espera/