Algunas trabajadoras hemos venido denunciando una y otra vez el abandono de  las políticas que darían vida a la maltrecha salud municipal.


Por fin, y tras años de sufrir el gobierno municipal del Partido Popular, llegó el «Ayuntamiento del cambio», la esperanza quedaba abierta. La desconfianza de no saber si en el espacio de la salud municipal iba a existir un mañana, se disipó. La plantilla fue asumiendo la nueva orientación hacia la salud comunitaria, no sin dificultad, pues las personas que  formaban la ya disminuida plantilla, no obtuvieron en sus formaciones académicas más que nociones básicas sobre el trabajo que ahora debían desempeñar. Aun así, la plantilla mermada y valiente ha sabido ir adaptándose a las circunstancias.

Ahora es el momento, ahora se capta la actividad comunitaria, ahora se entiende, ahora se estamos preparadas y dispuestas.
La ciudadanía sabe dónde estamos, qué hacemos y cómo participar.
Hemos logrado incluso que las/os compañeras/os del SERMAS, para los que  hasta ahora éramos un ente invisible, nos vean, reconozcan que somos la administración más cercana a la ciudadanía y por consiguiente un escalón más en la cadena de salud. 
Recientemente el 23 de febrero de 2017, por acuerdo de la Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid,  se  aprobó la adhesión del Ayuntamiento de Madrid a la «Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud» del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
http://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/UDCMedios/noticias/2017/02Febrero/23Jueves/Notasprensa/AcuerdosJuntadeGobierno/ficheros/Acuerdos%20Junta%20de%20Gobierno%2023%2002%202017.pdf


¿Por qué entonces no tenemos los apoyos suficientes?, ¿dónde está el Ayuntamiento del cambio?


El Servicio de Prevención y Promoción de la Salud se divide en 16 Centros municipales de salud comunitaria (recordemos que el concejal delegado del Área de Gobierno de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero Gutiérrez, prometió al comienzo de la legislatura el  14/10/2015,  en un pleno extraordinario del Ayuntamiento de Madrid, el aumento de estos centros a 21, uno por distrito).

https://www.youtube.com/watch?v=RpEayvLB1Y8

Necesitamos un aumento de la plantilla urgente, incorporando otro tipo de profesionales como educadoras sociales, más auxiliares, más trabajadoras sociales…

La plantilla en la actualidad es de aproximadamente 420 personas en activo  con una media de edad de 60 años, en espera  de la «savia nueva» prometida. Se estima que en  Junio de 2017, y a puertas del periodo estival, quedarán unos 340 efectivos. Hagamos una sencilla cuenta… dividamos los 340 entre los 16 CMS, el resultado está en 21 personas por CMS. De estas 21 sacamos a las personas que dedican su tiempo a la gestión y otras tareas: 1 directora/or y 1 adjunta/o ,1 auxiliar administrativa/o y 1 personal de oficios. Bien, los efectivos «a pie de calle» se nos han reducido a 17. Ahora, continuamos  dividiendo estos 17  entre dos turnos, se nos quedan en 8 personas  y media por turno de trabajo…

Hay que tener en cuenta que las 8 personas  pueden enfermar, tener jornada reducida por conciliación, vacaciones, hacer uso de permisos, asistir a cursos de formación… ¡Faltaría más!


¿Se puede trabajar la prevención y promoción de la salud, ahora que estamos preparadas, en estas condiciones?


Recuerdo que nos unimos varias compañeras a la primera Marea Blanca  el 9 de Diciembre de 2012, dibujamos y llevamos una pancarta que estaría de plena actualidad, decía: «La salud municipal está en coma».

Los sindicatos ya están tomando medidas. Han convocado concentraciones en dos puntos en las próximas semanas. Nunca es tarde.

Debemos reconocer y recordar  la enorme capacidad de esta plantilla para salvar dificultades, para hacer posible lo imposible, para formarse, para  aceptar una filosofía que algunos no compartían ni entendían.


Ahora es el momento señoras y señores políticos.


Necesitamos un empujón de personal y medios, no se puede demorar más, ya no es posible tirar de esto ni con la buena voluntad. Estamos en la mitad de la legislatura del «Ayuntamiento del cambio», no nos defrauden.

Los responsables reiteran una y otra vez que  si «la ley Montoro», que «la alcaldesa es persona de respetar leyes».  Se contrata lo externo, para suplir las deficiencias, generando una sensación de desprecio al trabajo que llevamos realizando durante muchos años. No es esa la solución.

Siempre hemos apostado por lo 100 x 100 público. Están justificando unas necesidades y dando respuesta a ellas a través de contratos a servicios externos (tercer sector no lucrativo), esto puede ser un arma de doble filo con un futuro incierto. Recordemos existen organizaciones y plataformas del tercer sector no lucrativo con una visión muy distorsionada sobre los derechos y libertades como la desgraciadamente famosa “Hazte oir”.

Muchas veces nos ocurre que al estar arriba, en puestos políticos o de gestión, desconectamos de la realidad. Lo institucional aísla y absorbe. Por eso es fundamental que estemos preparadas para escuchar y ser capaces de transmitir lo percibido.

Muchas personas, y nosotras mismas,  los votamos para que fuesen responsables y valientes.
Araceli Losas Villamarzo
Carmen Garaizabal Álvarez
12/3/2017.