El caos en las urgencias empezó este domingo. Se cumplían los diez días que el consejero se había puesto de plazo para cumplir un compromiso que nadie le había exigido: que ningún paciente superara las 24 horas en urgencias a la espera de ingreso hospitalario

Fuentes de la consejería aseguran que durante la semana pasada se produjeron hasta tres reuniones técnicas, con los gerentes de los hospitales de la Comunidad, para acordar una serie de medidas comunes que condujeran al cumplimiento del compromiso. Una promesa que el socialista José Manuel Freire pidió al consejero que retirara tan pronto le escuchó en sede parlamentaria el pasado día tres de marzo. «Es una medida que no se puede aplicar», aseguró Freire. «Si sigue adelante con ella va a ocasionar un perjuicio a la Sanidad, a los pacientes y a los profesionales».
1458112223_586449_1458112337_noticia_normalFinalmente las medidas que están aplicando los gerentes son de lo más dispar: unos han optado por retrasar operaciones programadas para tener camas en planta. Otros, según ha confirmado a la SER el portavoz de Comisiones Obreras en el Hospital del Henares, lo que están haciendo es no tramitar la orden de ingreso hasta que se tiene la seguridad de que el paciente subirá a planta antes de 24 horas.
Más llamativa ha sido la decisión tomada por el gerente del Hospital Puerta de Hierro. El lunes a primera hora de la mañana se inventó una nueva planta, la 1G UCE (Unidad de Corta Estancia), que los informáticos se encargaron de incluir en el ordenador central. Realmente es una sala, dentro de la de observación, que cuenta con 12 camas y dos cuartos de baño. Allí llevan a los pacientes que, pese a que siguen siendo atendidos por el personal de la urgencia y no tienen habitación, ya constan como ingresados.
Cada hospital, por tanto, está tomando sus propias medidas lo que está provocando falta de equidad entre los ciudadanos mientras los profesionales se quejan de la distorsión de las prioridades sanitarias que está generando la promesa del consejero.
Fuente: Cadena SER

Sanidad prepara un abono transportes para que los pacientes se dirijan a otro hospital en caso de saturación