Más de 80.000 personas estaban a la espera de una operación en 2015. Aquel año se batió el récord en la Comunidad de Madrid. La Consejería tenía un presupuesto de 46 millones para rebajarlas del que sólo gastó 33 millones

Fundacion Jimenez DiazEse año, tras la toma de posesión del nuevo gobierno de Cristina Cifuentes, el recién nombrado Consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, aseguró que la reducción de esa espera iba a ser una de sus prioridades. Una vez cerrado el ejercicio presupuestario de aquel año, en las cuentas oficiales y definitivas del SERMAS, consta que el Gobierno regional gastó 13 millones de euros menos de lo presupuestado para agilizar esas listas. Hay, además, otros datos llamativos, como que la Fundación Jiménez Díaz, de gestión indirecta, gastó casi 80 millones más de lo previsto a pesar de que su presupuesto había aumentado, al contrario de lo que pasó con los hospitales totalmente públicos.

Para José Manuel Freire, portavoz de sanidad del PSOE en la Asamblea, esta es la nueva forma que está utilizando el gobierno del PP de descapitalizar la sanidad pública: «mientras los hospitales de gestión pública bajan su gasto real en 235 millones de euros, la Fundación Jimenez Diaz aumenta el suyo en 70 millones.

Estos 235 millones menos, recuerda Freire, no son millones de ahorro. «Son recortes. Están descapitalizando la sanidad pública. Hablamos de inversiones que no se hacen, de personal que no se contrata porque no se reponen las plantillas, de listas de espera que aumentan…»

Pero la comparación todavía es mayor si lo que tenemos en cuenta es el capital presupuestado en la Asamblea y el pagado finalmente al centro sanitario. La Fundación Jimenez Díaz, asegura el socialista, «ha recibido 80 millones de euros de más. Es una desviación del gasto del 27%. Si esto lo hiciera algún gerente de la sanidad pública Sánchez Martos lo crujía.»
Fuente: Cadena Ser