La Consejería computa camas que no se usan para engordar la memoria del SERMAS. Incluye las que tienen en inventario en vez de las «funcionales» que son las que pueden estar al servicio de los pacientes

Hace un par de semanas les contamos que, con diez meses de retraso sanidad publicaba la memoria del Servicio Madrileño de Salud de 2013. Un documento que la oposición llevaba pidiendo desde el pasado mes de junio según el cual, en un año, se perdieron 2.500 empleos y 337 camas. Pues bien, según otro documento, de las mismas fechas, de la propia consejería de Sanidad el número de camas descendió en más de 2.500. 
Los datos sobre el número de camas que había en los hospitales madrileños en 2013 los pidió el PSOE en enero del pasado año. Hasta junio no llegó la respuesta de la comunidad. 2.521 camas menos, pone el informe de la consejería, cuando según la memoria del SERMAS son apenas 300. ¿Dónde está el truco? Pues en que en el documento del Servicio Madrileño de Salud, publicado hace unos días, computan las camas instaladas, las camas que tienen, es decir los muebles que tienen inventariados… Y sin embargo en la respuesta que la misma consejería aporta al socialista José Manuel Freire se refieren al número de «camas funcionales». Es decir, las camas que realmente se pueden usar y que están al servicio de los madrileños. Es decir 2.500 menos desde 2013 o, lo que es lo mismo, dos veces el número de camas que tiene La Paz
CADENA SER