CABECERA-MATS

SOLIDARIDAD CON LOS AFECTADOS POR LA HEPATITIS C: MARCHA DESDE EL 12 DE OCTUBRE A LA MONCLOA EL 10 DE ENERO

El número de personas con hepatitis C es muy alto. Sanidad calcula que hay unos 700.000 portadores del virus, 480.000 que tienen la infección y 50.000 diagnosticados. De estos, hay más de 30.000 muy graves y entre 5.000 y 7.000 que si no se tratan inmediatamente corren riesgo de morir o descompensarse. Por esta enfermedad mueren más de 4000 personas al año y los sufrimientos de quienes la padecen y de sus allegados son imposibles de cuantificar.
Existe una medicación, sofosbuvir (Sovaldi es su nombre comercial), que suministrada con otros medicamentos tiene un alto poder de curación. Pero GILEAD, el laboratorio que lo vende, aunque no fue el que lo inventó, cobra 25.500 € por tratamiento. Este precio desorbitado no tiene relación con los costes. Sirva como ejemplo que el laboratorio al principio aquí cobraba 60.000 € y en Egipto se vende por 900 €.
El gobierno de Rajoy a través del secretario general del Ministerio de Sanidad, Rubén Moreno, manifestó el pasado 29 de diciembre que en 2015 serán tratados entre 5000 y 7000 pacientes. Para tapar el carácter comercial de esta decisión, el citado cargo afirmó basarse en recomendaciones de los especialistas.
Sin embargo, la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) ha dejado claro que su posición es otra. Según Europa Press, su presidente, Jaume Bosch, dijo «Estamos sorprendidos de que se hagan estas afirmaciones. Ojalá fueran sólo 6.000 o 7.000», y aseguró que al menos 30.000 pacientes con hepatitis C deberían beneficiarse de los nuevos medicamentos. Este grupo de pacientes «prioritarios» para los hepatólogos estaría formado por pacientes trasplantados o en lista de espera, por algunos enfermos con cirrosis avanzada, con una evolución rápida de la enfermedad o aquellos en los que el uso de otros fármacos hubiera fracasado. En todos estos casos, según Bosch, «hay que actuar precozmente para que puedan sobrevivir».
La salud de estos enfermos, como la del resto, no puede depender de los negocios de los laboratorios ni de la sumisión del gobierno a los mismos. No podemos permitir que el gobierno que salva bancos y empresas deje que muera gente por no recibir medicación. Y menos cuando tiene mecanismos comerciales (la sanidad pública es un gran cliente de Gilead) o legales para obligar a este laboratorio a bajar el precio o para producir genéricos.
La Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, que se fundó el pasado 3 de septiembre, está logrando la organización de los afectados y generando la solidaridad de la población para poner fin a esta situación dolorosa, inhumana e injusta. Sus movilizaciones de todo tipo, desde una huelga de hambre al encierro que están desarrollando en el Hospital 12 de Octubre desde el 18 de diciembre, están poniendo en evidencia al gobierno, al laboratorio GILEAD e incluso están retratando el modelo de sociedad en que vivimos, donde los negocios están por encima de las personas. Sus acciones empezaron en Madrid, pero se están extendiendo por todo el Estado. Incluso a partir del 21 de diciembre marcharan para Bruselas.
El próximo 10 de enero la Plataforma ha convocado una marcha desde el Hospital 12 de Octubre hasta el palacio de la Moncloa, con distintos puntos de incorporación a lo largo del recorrido. El derecho de los enfermos por hepatitis c, y de otros, a ser curados, por lo que se ve, sólo lo conseguiremos luchando y para eso es imprescindible la solidaridad de tod@s. Por eso te pedimos tu participación en la marcha.

NUESTRAS VIDAS VALEN MÁS QUE SUS NEGOCIOS: MEDICAMENTOS PARA TOD@S YA

descargar documento