El 12 de Noviembre la Cadena Ser anunciaba que AME y MATS habían denunciado ante la Fiscalía Anticorrupción los casos de los hospitales de Villalba y Móstoles, cuyos accesos habían sido pagados por los ayuntamientos respectivos a pesar de que los pliegos estipulaban que es responsabilidad de las empresas concesionarias.
El 13 de Noviembre, el medio digital Aquí en la Sierra anunciaba que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Collado Villalba, cuando se reuniese dos días después, iba a obligar al grupo QuirónSalud a hacerse cargo de la factura de la construcción de la pasarela peatonal de acceso, obra que inicialmente asumió el Ayuntamiento con un coste para sus arcas de 212.718€. Curiosa jugada por parte del Ayuntamiento del PP, anunciar a los medios el resultado de una reunión que aún no se había producido.
Esto demuestra que tenemos que seguir desenterrando los negocios antisociales y a menudo ilegales que llevan años celebrando los sucesivos gobiernos del PP y sus empresas “amigas”, que les reservan lucrativos puestos en sus consejos de administración.
Este entramado perverso de políticos privatizadores y empresas concesionarias actúa con total impunidad, pero sus manejos dejan un rastro de documentos que no se puede eliminar. Debemos continuar sacando casos como este a la luz, sólo en la oscuridad de la falta de información es como prospera el saqueo de la sanidad pública.
El caso de la pasarela de acceso al hospital de Villalba es una victoria de pequeña cuantía económica pero gran importancia, en línea con otras victorias como la cancelación de la privatización de las cocinas de La Paz.
Aquí también jugaron un papel importante junto a la movilización de trabajador@s y usuari@s, las posibles irregularidades que el MATS detectó en los contratos y después denunció públicamente. Cada servicio que salvamos de las garras de la privatización es una conquista que les negamos a los privatizadores.
Cada euro de dinero público que no consiguen desviar a sus cuentas de resultados se salva para los gastos públicos que sufren los recortes presupuestarios de su crisis.
AME y MATS animan a usuarios y trabajadores a que denuncien las situaciones irregulares, injustas y antisociales que detecten en la sanidad pública y en la privatizada