3javieres
Desde el 2011 se suceden los Javieres en la Consejería de Sanidad. Javier Lasquetty, Javier Rodríguez y ahora, Javier Maldonado. Las paradojas de la vida son así de curiosas, como si nos quisieran demostrar que todos se llaman igual porque todos son iguales.
Javier Lasquetty nos trajo el Plan de Sostenibilidad del SERMAS que llevó a una movilización de trabajadores y ciudadanía (en favor de la sanidad pública) sin precedentes (Marea Blanca). Acabó como tenía que acabar: tomando las de Villadiego porque el plan fue en gran parte frenado en la calle y en los tribunales de Justicia.
El siguiente Javier, Rodriguez de apellido, superó a su predecesor en lo que parecía una misión imposible. Sin embargo ante una de las mayores crisis sanitarias que hemos conocido los últimos años, los casos de ébola, se dedicó a insultar a la víctima (Teresa Romero) y a declarar a los cuatro vientos que él era un fenómeno y no necesitaba darle coba a nadie porque había llegado a la consejería “comido y servido”.
Ayer fue cesado por reincidente. Y éste dió paso al tercer Javier, el Maldonado de apellido y que, no por su reciente nombramiento carece de curriculum. ¿Quién es Javier Maldonado?
Pues bien, el actual consejero estuvo al frente de la Gerencia del Hospital Ramón y Cajal durante cuatro años (antes de ser nombrado viceconsejero) y tiene a sus espaldas hazañas como: cargarse 200 camas hospitalarias; cerrar la Unidad de Hospitalización de Endocrinología y reducir la plantilla en 500 trabajadores. Hay más  cosas pero no queremos insistir.
En resumidas cuentas, los distintos nombramientos forman parte de unos clanes al servicio de los intereses del PP y de las empresas que quieren quedarse con trozos de la sanidad pública. No vienen para arreglar los desperfectos que han causado los otros, sino para profundizar en la misma línea de los anteriores.
La esperanza es que las elecciones están ya a la vuelta de la esquina y lo más probable es que consigamos echarlos.

Madrid, 5 de diciembre de 2014