Tres menores y tres miembros del personal sanitario han muerto en el ataque, entre ellos, el último pediatra de Alepo

Un sirio muere cada 25 minutos como consecuencia del conflicto bélico en Siria, según el enviado especial de la ONU al país

Al menos 27 personas han muerto este miércoles en un ataque contra un hospital sirio apoyado por la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras, situado en un barrio controlado por los rebeldes en la ciudad de Alepo. Las víctimas del centro médico se suman a las 89 pérdidas civiles, registradas en la última semana por Human Rights Watch en la misma zona, como consecuencia de una nueva violación de la tregua suscrita en febrero entre las fuerzas rebeldes y el régimen del presidente sirio, Bashar al-Asad.

bombardeos-barrios-opositores-Alepo-Siria_EDIIMA20160422_0513_18MSF ha condenado en Twitter el ataque, en el que han fallecido al menos tres miembros del personal sanitario, entre ellos, el último pediatra que aún residía en la ciudad, y tres menores. Los cuerpos de rescate aún trabajan entre los escombros para localizar los cuerpos de los fallecidos y heridos, por lo que la cifra de víctimas podría seguir aumentando en las próximas horas, según ha informado Al Jazeera.

En los últimos días, los choques entre el régimen sirio y las fuerzas rebeldes en Alepo se han cobrado la vida de 60 civiles, entre ellos siete niños, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Ante esta situación, el enviado especial de Naciones Unidas a Siria, Staffan de Mistura, ha instado a Washington y Moscú a hacer cumplir a sus aliados lo pactado en Ginebra y a reavivar las conversaciones de paz entre las partes enfrentadas. Un llamamiento al que también se ha sumado MSF.

« Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, cuatro de los cuales están involucrados activamente en la guerra en Siria, deben responder por no afrontar sus más básicas responsabilidades hacia los civiles», ha subrayado la presidenta internacional de la ONG, Joanne Liu.

Un sirio muere cada 25 minutos

Durante una rueda de prensa celebrada en la noche del miércoles, De Mistura ha revelado que en las últimas 48 horas un sirio ha muerto cada 25 minutos como consecuencia del conflicto. Cada trece minutos, otro ha resultado herido.

Otros datos revelados por MSF prueban que los civiles continúan siendo víctimas de «ataques intencionados o indiscriminados en este brutal conflicto». El pasado 15 de febrero, un hospital apoyado por la ONG en Maarat Al Numan, en Idlib, fue destruido por múltiples ataques aéreos. Murieron 25 personas, entre ellas nueve miembros del personal del centro. El hospital, de 30 camas, estaba en pleno funcionamiento y trataba a miles de personas cada mes.

MSF continúa denunciando el ataque sistemático contra instalaciones médicas, los nuevos objetivos bélicos. En 2015, 23 trabajadores sanitarios sirios murieron y 58 resultaron heridos a causa de 94 ataques aéreos o de artillería sobre 63 hospitales y clínicas. Como consecuencias de estos bombardeos, doce instalaciones quedaron completamente destruidas.

Fuente: El Diario