carmen-san-jose-asambleapor Carmen San José. Diputada de PODEMOS en la Asamblea de Madrid

El presupuesto sanitario para el ejercicio 2016 supone 7.450 Millones de €. Un 2,2% es decir 157 Millones de euros sobre el presupuesto inicial del año 2015, que ascendió a 7.292 Millones de €. De ellos corresponden al Servicio Madrileño de Salud 7.274 Millones €, esta partida sobre el presupuesto inicial del pasado año solo asciende un 1,96%.

En este ejercicio se ha elegido continuar con la misma política de restricciones presupuestarias y con privatizaciones
La orientación dada en estos presupuestos a la inversión deja sin abordar los principales problemas que tiene la sanidad de madrileña
Con estos presupuestos no podrán abordar la disminución de las listas de espera

Si bien lo primero que hay que señalar es que el cierre del presupuesto del año 2014 ha tenido una desviación de 447 Millones de €, de 6.981 Mill. a 7.428 Mill. de €. El SERMAS por su parte ha superado el presupuesto inicial en 471 Mill. €. Es decir, que lo que hoy se presupuesta para la sanidad del año 2016 está por debajo de lo gastado en el año 2014.

cita_2_carmenEsto refleja que la pertinaz inversión a la baja en la sanidad madrileña durante los años del Partido Popular continua con el nuevo gobierno de la Sra. Cifuentes. A pesar de lo cual se siguen transfiriendo cantidades al alza de fondos públicos a entidades privadas con ánimo de lucro. Algo que incide en la descapitalización que sufre el sistema sanitario público madrileño. La CM es la que menos invierte en sanidad en términos de porcentaje del PIB, con un 3,8 frente a la media de las CCAA que asciende a 5,4% (EGSP 2013, MSSSI). La más adecuada comparación con el gasto per cápita (1168 €) también se encuentra por debajo de la media (1208 €.). Todo ello a pesar de ser la CCAA de mayor PIB per cápita.

Por otra parte estos presupuestos no sirven como herramienta de gestión por las desviaciones precedentes, porque no son muestra de rigor ni transparencia, y porque no conllevan un cambio en la orientación del uso de los recursos públicos destinados a la sanidad, que no debiera ser otro que mejorar las necesidades en materia sanitaria, disminuir las desigualdad en salud, mejorar las condiciones laborales de las y los trabajadores sanitarios, y hacer posible la participación de la ciudadanía en los temas que atañen a su salud.

En este ejercicio se ha elegido continuar con la misma política de restricciones presupuestarias en algunos capítulos y con privatizaciones en algunos servicios. Por ejemplo, siguen aplicando cuestiones que planteaba el Plan de Sostenibilidad del año 2012, pues como se recoge en la Memoria 2016, se continuará con las estrategias de gestión marcadas por el mismo. “Durante el ejercicio 2016 se mantendrá el conjunto de actividades concertadas… pruebas diagnósticas derivadas de programa de detección precoz de cáncer de mama en la Comunidad de Madrid…” entre otros conciertos con entidades privadas.

Por esto, tampoco se deroga el punto 3 del Art. 13 Dos, de la Ley 4 de Julio de 2012, de esta forma entendemos que se continuará con la externalización de los servicios no sanitarios de los hospitales públicos de gestión directa. Y todo esto a pesar del Acuerdo de Investidura por el que se comprometía el PP con el partido de Ciudadanos a paralizar las privatizaciones.

La orientación dada en estos presupuestos a la inversión deja sin abordar los principales problemas que tiene la sanidad de madrileña. Destaca en primer lugar la drástica reducción de personal que se realizó entro los años 2008 y el 2014, que según las Memorias del SERMAS reflejan, se pasó de 76.359 a 69.510 profesionales. Por esto si el gobierno estuviera dispuesto a dar un giro real para mejorar, tanto de las condiciones laborales como la calidad asistencial que recibe la ciudadanía madrileña, debiera presentar en los presupuestos un Plan de recuperación de las plantillas con reflejo real en el Capítulo 1. Y nada de esto se toma en consideración cuando se contempla el “Desarrollo de una política de Recursos Humanos planificada y coordinada para todo el personal de las instituciones sanitarias del Servicio Madrileño de Salud”. O “En el ejercicio 2016 el presupuesto de conciertos en Salud Mental dará respuesta a la demanda creciente de atención hospitalaria de media estancia para pacientes psiquiátricos, que por sus especiales características requieren cuidados periódicos en un centro hospitalario…”

Por otra parte, si no hay suficiente personal, como sucede actualmente, el funcionamiento a pleno rendimiento de los hospitaleentradilla_1s y centros sanitarios de gestión directa, tanto en turno de mañana como de tarde, no se podrá llevar a cabo. Y las soluciones para acabar con las listas de espera seguirán pasando por alargar jornadas, cobrar “peonadas” y derivar pacientes a centros privados.

A la falta de personal le ha seguido el cierre de camas y de servicios en los hospitales tradicionales. Por esto a pesar de la apertura de nuevos hospitales desde el 2007 las camas han pasado de 2,6 por 1000 hab. en el año 2003 a 1,9 por 1000 hab. Esto justifica que se siga insistiendo en la Memoria de Actividades que durante el ejercicio 2016 se mantendrá el conjunto de actividades concertadas en los ámbitos siguientes:”… Conciertos con entes privados… para pruebas diagnósticas derivadas de programa de detección precoz de cáncer de mama en la Comunidad de Madrid… “.

En segundo lugar, se encuentra la Atención Primaria, que a pesar de todas las manifestaciones grandilocuentes acerca de la importancia de la misma por parte de los responsables sanitarios de la Consejería de Sanidad, no se dedica un porcentaje acorde con la importancia estratégica que tiene en los presupuestos. Se frena su descenso si, pero se continúa en un 10,6% del total de gasto, cuando la media del resto de CCAA asciende a un 14,8% (EGSP 2013, MSSSI). De esta forma el ratio de habitantes por Médico/a de Familia es de 1543, el más alto de todo el Estado (SIAP). El aumento de las cargas de trabajo, la precariedad, la falta de reconocimiento a la docencia y a la investigación en este nivel asistencial ha incidido en los profesionales muy negativamente, así como en la ciudadanía que baja su satisfacción en la AP (Barómetro Sanitario).

Se mantiene la privatización del Centro de Atención Personalizado (CAP), cuyo objetivo esta siendo derivar prioritariamente a centros privados pruebas y consultas a especialistas realizadas por las y los médicos de familia, en lugar de gestionar las citas a través de las Unidades Administrativas de los Centros de Salud.

En tercer lugar, la implantación del Área Única ha ocasionado una grave desorganización de la estructura del sistema sanitario madrileño, por lo que urge hoy una nueva territorialización para el mejor funcionamiento del SERMAS, acorde con las necesidades de gestionar de manera descentralizada la atención sanitaria de más de 6 millones de habitantes de la CM.

Si analizamos los presupuestos por capítulos se puede comprobar cómo se reparten los créditos correspondientes a la Consejería de Sanidad. Así el Cap. 1 que engloba los gastos de personal crece en 35 Mill. €. Pero el presupuesto para el año 2016 de 2.953 Mill. es inferior a lo liquidado en el año 2014 cuya cifra ascendió a 2.984 Mill. €. El Cap. 2 disminuye en 26 Mill de €, sin embargo la partida destina a conciertos con los hospitales de Valdemoro, Rey Juan Carlos, Torrejón, Collado Villalba y Fundación Jimenez Diaz crece desde los 839 Mill. € en el presupuesto del 2015 a 870,3 Mill. € para el año 2016. El Cap. 4 (Farmacia, recetas) crece en un 5,4%, y el de Inversiones Reales (Cap. 6) lo hace en 11 millones para AP, pero disminuye un 4,23% lo destinado a la Atención Especializada. Por último, también sube en un 2,9% el Cap. 8 (Activos Financieros) destinado a las Empresas y Entes Públicos como son el H. de Fuenlabrada, F. Hospital Alcorcon, H. de Vallecas, H. del Sureste, H. del Tajo, H. del Sur, H. del Henares y H. del Norte.

Se mantienen contratas como las de las limpiezas de hospitales y centros de salud después de las manifiestas irregularidades en la higiene de estos centros. Igualmcita_3_carmenente se mantiene la privatización de la Lavandería Hospitalaria Central después de constatar en las auditorías repetidas irregularidades que constituyen un riesgo para la salud.

Se sigue contemplando el acuerdo con la Cruz Roja para las extracciones de la sangre a pesar de los incumplimientos del mismo. Y se continua con las contratas del transporte sanitario urgente y no urgente en unas condiciones que no siempre se tiene en cuenta la seguridad de los pacientes, ni se mantienen unas condiciones laborales dignas de los trabajadores.

tabla_1_presupuestosEn resumen, la AP en los presupuestos para el año 2016 crece en un 3% el capítulo de personal, en un 5,4% lo destinado a la farmacia (recetas) y en 128% lo correspondiente a inversiones reales. Pero si tenemos en cuenta la liquidación del año 2014 el incremento real queda como muestra el cuadro siguiente:

El gasto farmacéutico sigue sin ningún control y asciende en el presupuesto del del Cap. 4 a 1.100 Mill. € (recetas), y en el Cap. 2 lo correspondiente a gasto hospitalario supone 995 Mill. €. Aunque realmente el gasto que realizan los hospitales es bastante desconocido.tabla_2_presupuestos

La AE solo crece un 0,88% en el conjunto de los 21 hospitales públicos. De 3.180 Mill. € en 2015 a 3.200 Mill. € para 2016. Sin embargo hay que tener en cuenta que el presupuesto liquidado del año 2014 han sido 3.395 Mill. € Es llamativo que entre estos hospitales de gestión directa aunque algunos crecen algo como el HRyC o el HUGM respecto al presupuesto inicial del año 2015, no lo hacen -y queda el presupuesto muy por debajo – respecto de la liquidación de gasto del año 2014. Y, además, algunos muy importantes como el HULP desciende el Cap. 1 en 4 Mill. de €, el HCSC con 2,6 Mill.€ y el HUPH con 2,5 Mill. € menos.

tabla_3_presupuestos

Con estos presupuestos tan escasos y por debajo del gasto real los grandes hospitales públicos no podrán abordar, entre otras cosas, la disminución de las inasumibles listas de espera que soportan. Como tampoco recuperar la plantilla perdida para que funcionen a pleno rendimiento.

El presupuesto global que se transfiere a las empresas públicas de los NNHH, fundación Alcorcón y H. Fuenlabrada asciende a 753 Mill. € para el año 2016, crece respecto del presupuesto inicial del año 2015 un 2,97%.

Y el presupuesto de los hospitales privados -concesiones administrativas, UTE- como el RJC de Móstoles (IDC Quirón), Valdemoro (IDCQuirón), Torrejón,
Collado Villalba (IDC Quirón) y FJD (IDC Quirón) suma en total 518 Mill € para el año 2016, que sobre el presupuesto del año 2015 supone un 0,33% más. Aunque de éstos hospitales no se conoce el gasto liquidado del año 2014. De todas formas resulta llamativo que el único que incrementa su presupuesto es el H. de Collado Villalba, y el resto tienen todos la misma cantidad que el año anterior, cuando es conocido, por ejemplo, como a la FDJ recibió 101 Mill. € fuera de presupuesto. Estos Hospitales tienen garantizado su gasto porque cobran una cantidad per cápita (excepto FJD que cobra por actividad)de la población de la zona que tienen asignada, teniéndose en cuenta la inflación y la facturación intercentros.

En total, si sumamos todo lo que se transfiere a entidades privadas (los 4 privados más la FJD), más las empresas públicas (6 empresas públicas de los NNHH + F. Alcorcón y H. Fuenlabrada), más todas las contratas el montante para el próximo año 2016 asciende a 962 Millones de € un 12,91% del total del presupuesto de la Consejería de Sanidad, cuando en el año 2009 suponía 415 Millones de €. De esos 962 Mill. solo para IDC Quirón irán 597 Millones de €.

El Patio de la Asamblea