Imaginan ustedes cómo será el mundo dentro de un año, cinco o diez? Creen que habrá alguna revolución tecnológica que mejore nuestra existencia o por el contrario sólo servirá para dramatizar aún más nuestro entorno y carrera laboral?
Sacará el fascismo del todo la patita o seguirá disfrazado de un populismo de cuarta fila representado en  execrables personajes como Salvini aupados por pseudointelectuales «Gramscianos» tipo Fusaro en Italia o  como algún que otro filósofo español de la escuela de Gustavo Bueno  que autoproclamándose de izquierdas terminan siendo los simpáticos bufones de la derecha?
Cómo será España, Europa, habrá Brexit?
Despertaremos o seguiremos bajo el yugo norteamericano?
Muchas respuestas a éstas preguntas las podrán encontrar en una gratísima sorpresa en éste 2019, «Years and Years», una serie de ciencia (política) ficción, comprobando el presente que nos rodea puede que  no sea tal la ficción, un drama familiar centrado en los Lyons, unos hermanos ya adultos y su abuela , cada uno con su propia vida y  problemas: Stephen, casado y con dos hijas, votante laborista ; Daniel, homosexual con una relación estable, votante conservador; Edith , una activista en búsqueda de mejoras sociales y personales; y Rosie  una mujer con espina bífida y madre soltera de dos hijos, muy proclive a caer en mensajes populistas. Veremos el auge de las tensiones entre China y Estados Unidos, los problemas migratorios y de refugiados, y observaremos un futuro tan inquietante  que les provocará sensaciones  parecidas a las que provocaban las dos primeras temporadas de «Black Mirror» (no os las voy a describir por si acaso no las han visto).
Una serie que nos pone en preaviso y nos da dos opciones, seguir en el sofá y ser mero observador de ése futuro o levantarse para cambiarlo.
Alfonso Celemín